martes, 31 de mayo de 2022

El Acuerdo de San Nicolás de los Arroyos

 

Tal día como hoy 31 de mayo de 1852 en Argentina se firma el Acuerdo Nacional de San Nicolás de los Arroyos, para sentar las bases de la organización nacional y se convoca a un Congreso Constituyente de donde saldrá la Constitución Nacional, sancionada el 11 de mayo de 1853 y promulgada el 25 de ese mismo mes para ser jurada el 9 de julio del mismo año

Tras derrotar a Juan Manuel de Rosas en la Batalla de Caseros, el General Justo José de Urquiza reunió a los gobernadores de las provincias argentinas para realizar un acuerdo con el fin de sentar las bases de la organización nacional de Argentina. Ese acuerdo fue el primer precedente de la Constitución de 1853.

Un mes antes, el 6 de abril de 1852, se había establecido el Protocolo de Palermo, luego de una reunión celebrada entre los gobernadores de Buenos Aires, Corrientes, el representante de Santa Fe y el representante de Entre Ríos. Este documento nombraba a Justo José de Urquiza como director de Relaciones Exteriores de la República, hasta que se estableciera definitivamente a quién corresponda ocupar el cargo. Dos días después, el 8 de abril, Urquiza invitó a los gobernadores de las provincias a una nueva reunión.

La ciudad elegida fue la de San Nicolás de los Arroyos -por eso el nombre del convenio-. El General quiso afirmar su gratitud al vecindario que lo había acompañado cuando en 1841 debió refugiarse en la isla Tonelero. La casa donde se firmó el acuerdo -hoy convertida en museo- pertenecía a Don Pedro Alurralde, Juez de Paz del partido, primera autoridad de la ciudad y amigo de Urquiza.

Los diecinueve artículos del convenio sintetizaban la gran conquista. El Acuerdo reconocía como punto de partida el Pacto Federal, convocaba al congreso general constituyente -integrado por dos diputados por cada provincia- fiaba la elaboración constitucional al saber, la conciencia y el patriotismo de cada legislador, como también a sus sentimientos puramente nacionales, confería a Urquiza el manejo de los negocios del Estado bajo el título de Director Provisorio de la Confederación, debiendo velar por la tranquilidad general del país, debía proveer los recursos para la marcha normal de la administración, asegurar la libre navegación de los ríos y el libre tránsito en todo el territorio argentino y garantizar el eficaz funcionamiento del Congreso General Constituyente, al mismo tiempo que la absoluta independencia de juicio de sus miembros.

El rechazo de Buenos Aires radicó en que las provincias tuvieran el mismo número de diputados y a que se realizara el Congreso en Santa Fe, ya que no podría controlarlo ni imponer sus ideas. Además, se opuso a que un caudillo del interior, como lo era Urquiza, fuera nombrado Director Provisorio de la Confederación Argentina. Tampoco aceptaba que las provincias aportaran un porcentaje de lo recaudado por su comercio exterior al mantenimiento del gobierno, porque, de ese modo, Buenos Aires sería la provincia que más aportaría.

El Acuerdo dejó dos grandes consecuencias: la primera, fue la sanción de la Constitución de 1853, que entró en vigencia dentro de la Confederación Argentina. La segunda, la separación del Estado de Buenos Aires del resto de la Confederación. Esta situación perduraría hasta 1860, tras la derrota militar de Bartolomé Mitre en manos de Urquiza, en la Batalla de Cepeda.

La trascendencia histórica de este instante se puede comparar con las del 25 de mayo de 1810 y el 9 de julio de 1816. Entre las tres, conformaron las nuevas bases institucionales de la nación Argentina.

lunes, 30 de mayo de 2022

La Guerra Civil de Nigeria

 

Tal día como hoy 30 de mayo de 1967, la región sudoriental de Nigeria proclama su independencia y se constituye como República de Biafra. Cinco semanas más tarde entrará en guerra contra Nigeria y quedará arrasada y será pasto de la hambruna, hasta que en 1970 se diluya y vuelva a formar parte de la propia Nigeria. Un millón de muertos será el resultado de esta trágica aventura

La Guerra Civil de Nigeria, comúnmente conocida como la Guerra de Biafra, fue el conflicto armado político-étnico causado por el intento de secesión de las provincias del sudeste de Nigeria bajo el nombre de República de Biafra.

Biafra fue el resultado de las aspiraciones nacionalistas del pueblo igbo, quienes sentían que ya no podían coexistir con el estado nigeriano, influenciado principalmente por los pueblos norteños.El conflicto y la lucha por la secesión de Biafra, liderada por el coronel Odumegwu Ojukwu, fue producto de tensiones políticas, económicas, étnicas, culturales y religiosas que precedieron a la descolonización británica entre 1960 y 1963.

Las causas inmediatas de la guerra tuvieron lugar un año antes, incluyendo un golpe de estado, un contragolpe y un pogromo contra los igbos del norte del país. La lucha por el control del petróleo en el delta del Niger juega un papel fundamental para entender esta guerra.

En un año, las tropas del gobierno federal rodearon la República de Biafra, capturando las principales instalaciones petroleras de la costa y la ciudad Port Harcourt, un punto estratégico vital. El estancamiento del conflicto y el bloqueo contra Biafra condujeron a una terrible hambruna que se saldaría con la vida de cerca de tres millones de personas durante los 2 años y medio que duró el conflicto.

A mediado de 1968, la guerra saltó a los medios por la hambruna en diversas zonas sitiadas, y las crueles imágenes de niños biafreños hambrientos y gravemente desnutridos dieron la vuelta al mundo. El conflicto y la terrible situación se convirtieron en cause célèbre en todo el mundo, lo que permitió un aumento significativo en la financiación y aparición de las ONG. A raíz de esto, Bernard Kouchner y otros doctores franceses que estuvieron en la Biafra sitiada crearon, en 1971, la ONG Médicos Sin Fronteras.

El gobierno nigeriano contó con apoyo aéreo de Egipto, en ese entonces presidido por Gamal Abdel Nasser, y con el respaldo internacional de un gran número de países, principalmente la Unión Soviética, Reino Unido y Estados Unidos, así como buena parte del mundo musulmán.

Por su parte, la secesión de la República de Biafra solo fue reconocida de manera oficial por Gabón, Zambia, Haití, Costa de Marfil y Tanzania. Sin embargo recibió un gran apoyo logístico y respaldo de muchos países, entre los que se encuentran principalmente Israel, Francia, Sudáfrica, Rodesia, China, la España de Franco o la Portugal de Salazar, e incluso llegó a contar con respaldo por parte del aquel entonces papa Pablo VI.

La guerra civil de Nigeria fue uno de los conflictos más devastadores y brutales del siglo XX y sus consecuencias aún repercuten hasta nuestros días. 

domingo, 29 de mayo de 2022

El Gloster Meteor, primer caza a reacción británico

Tal día como hoy 29 de mayo de 1941, en el Reino Unido tiene lugar, con éxito, el primer vuelo de prueba de un avión a reacción aliado, el Gloster Meteor que entrará en servicio en el año 1944

Primer jet de combate occidental en entrar en servicio operativo, los trabajos sobre la aeronave se iniciaron en 1940, mientras que los motores empezaron a esbozarse en 1936. Aeronave totalmente metálica con tren de aterrizaje triciclo y retráctil, alas rectas y dos turborreactores instalados en la sección media de los planos.

Los primeros Meteor MK.1 estaban propulsados por turborreactores Rolls-Royce Welland pero son reemplazados posteriormente por el mas eficiente Rolls-Royce Derwent.

El prototipo denominado F.9/40 realizó su vuelo inaugural el 5 de marzo de 1943 y entro en servicio con el escuadrón 616 de la Royal Air Force el 27 de julio de 1944. Tras un lote de 8 prototipos se procede a fabricar un lote inicial de 20 ejemplares denominados Meteor MK.I, estos sirvieron en la defensa de Londres, derribando las bombas voladoras alemanas V-1. El 18 de diciembre de 1944 entra en servicio el Meteor F.3

Se fabricaron 3947 Meteors en diversas variantes que sirvieron en las Fuerzas Aéreas de Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Biafra, Canadá, Dinamarca, Ecuador, Egipto, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Israel, Nueva Zelanda, Siria y Sudáfrica.

Aun hoy permanecen en servicio dos unidades del Gloster Meteor, los WL419 y WA638, empleados por la empresa Martin Baker como testeo de sus asientos eyectables.

Sus prestaciones fueron : velocidad máxima permitida 940 km/h, velocidad de crucero 800 km/h, velocidad de aterrizaje 200 km/h, techo de servicio 14.150 mts, velocidad de trepada, hasta los 12190 mts, 10 minutos (8.35 mts/seg), hasta los primeros 3000 mts, 1.5 minutos (31 mts/seg), autonomía, volando a 350 km/h, 1 hora 39 minutos Armamento: 4 cañones de 20 mm Hispano-Suiza

Fue el primer reactor en servicio en una Fuerza Aérea Latinoamericana, los Gloster llegan como parte de pago de la abultada deuda que Gran Bretaña mantenía con la Argentina por los alimentos y materias primas entregadas durante la Segunda Guerra Mundial.

En total, y luego de un veto por parte de los Estados Unidos, se llega a un acuerdo por el suministro de 100 ejemplares . Para la evaluación inicial de los Gloster es enviado a Gran Bretaña el 1er Teniente Edmundo Osvaldo Weiss, piloto de pruebas de la Fábrica Militar de Aviones. Posteriormente la Fuerza manda a un numeroso contingente que realiza un exhaustivo entrenamiento.

Los primeros seis Gloster MK.IV llegan a Buenos Aires en barco, el 8 de julio de 1947, una vez ensamblado, el primer Gloster (matrícula I-005) realizaría su primer vuelo en la Argentina el 11 de julio, despegando desde una pista improvisada montada sobre la Avenida Edison, frente a la usina eléctrica de Puerto Nuevo y arribando a la BAM El Palomar, tripulado por el piloto de la RAF William Waterton.

El 19 de julio, las 6 máquinas participaron en un desfile aéreo por el día de la Independencia, luego, entre el 7 de septiembre y el 30 de noviembre de 1947, de la Exposición Aeronáutica celebrada sobre la avenida 9 de Julio, en la misma fueron presentados estáticos los Gloster I-003 e I-006.

Hasta 1959, los Gloster fueron empleados como interceptores, pero desde ese momento cambiaron su rol por el de caza bombardero. Para su nuevo rol, los aviones fueron equipados con tanques de combustible suplementarios y parrillas lanza cohetes y lanza bombas, diseñadas por el Capitán Ingeniero Héctor Ruiz

Los Gloster también formaron parte de varias escuadrillas acrobáticas, una de ellas, la más famosa, la Nº46 creada en 1962 recorrió todo el país y visito Uruguay, con los aviones pintados de rojo y blanco.

En 1966 el Grupo de 2 de Caza Bombarderos es disuelto, los Meteor activos continuaron en servicio hasta su baja definitiva en diciembre de 1969. 

 


sábado, 28 de mayo de 2022

La Batalla de Hulao, en la guerra civil china

 

Tal día como hoy 28 de mayo del 621, en China, cerca del paso de Hulao en la actual provincia de Henan, tiene lugar la Batalla de Hulao, en la que Li Shimin, hijo del emperador chino Gao Zu, derrota a las fuerzas de Dou Jiande, que les doblan en número. Esta victoria decidirá el resultado de la guerra civil y marcará la caída de la dinastía Sui a favor de la dinastía Tang

La batalla de Hulao del 28 de mayo de 621 constituyó una victoria decisiva para el príncipe Li Shimin de la dinastía Tang, gracias a la cual sometió a dos señores de la guerra rivales, Dou Jiande y Wang Shichong.

El combate se libró en Hulao, un paso al este de Luoyang de gran importancia estratégica. Li Shimin había puesto bajo asedio la ciudad de Luoyang, la capital del autoproclamado emperador Wang Shichong, quien solicitó ayuda a Dou Jiande, un señor de la guerra, que tenía sus dominios al este.

Sin embargo, Dou Jiande se retrasó demasiado y cuando por fin llegó, Li Shimin había reunido fuerzas suficientes para enfrentar la amenaza externa. El ejército Tang evitó el enfrentamiento en campo abierto hasta que las tropas enemigas estuvieron exhaustas, momento en el que ordenó una carga de caballería que arrasó las líneas de Dou Jiande y le tomó prisionero.

Wang Shichong, no viendo otra alternativa, rindió Luoyang, y tanto su estado como el de Dou Jiande fueron absorbidos por Li Shimin. Dou Jiande sería ejecutado posteriormente, lo que llevó a algunos de sus antiguos seguidores, dirigidos por Liu Heita, a levantarse en una rebelión sin éxito contra los Tang.

La batalla de Hulao, marcó el punto de inflexión en las guerras civiles que siguieron al colapso de la dinastía Sui, después de la cual la perspectiva de un triunfo final de la dinastía Tang, nunca fue puesta en duda, lo cual finalmente ocurrió. 

viernes, 27 de mayo de 2022

Cuando Israel capturó al "arquitecto" del Holocausto

 

Tal día como hoy 27 de mayo de 1960 en Argentina, los servicios secretos israelíes secuestran al nazi y criminal de guerra Adolf Eichmann, trasladándolo de incógnito a Israel para juzgarle sumariamente.

El 27 de mayo de 1960, el criminal de guerra nazi Adolf Eichmann, que se había refugiado en Argentina bajo una identidad falsa, fue secuestrado por un comando del servicio secreto israelí después de buscarlo durante varios años. Diez días después, los agentes del Mossad -servicio secreto israelí- lo ocultaron en un avión, drogado y vestido con un uniforme de la aerolínea israelí El Al, rumbo a Israel.

Principal responsable de la implementación de la "Solución Final", el plan de exterminio de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial, Eichmann fue juzgado y luego ahorcado en 1962 a la edad de 56 años.

A partir de los despachos de esa época, está la historia de esta operación ultrasecreta, cuyos detalles solo trascendieron a lo largo de los años. - "Un criminal de guerra arrestado por israelíes" -

El nombre de Eichmann surgió durante los juicios de Nuremberg, cuando se puso de manifiesto su papel en la deportación de judíos a los campos de exterminio en Europa del este. "Un alemán matando a un judío seis millones de veces", en las palabras del escritor Elie Wiesel, sobreviviente de Auschwitz.

El ex jefe de la sección IV de la Gestapo, responsable de los temas judíos, desapareció después de la caída del Tercer Reich, no sin antes destruir los informes sobre sus actividades siniestras, así como las fotos que permitían su identificación. La búsqueda comenzó en 1945, lanzada por miembros de la comunidad judía, en particular Simon Wiesenthal, el famoso "cazador de nazis" y él mismo sobreviviente de un campo de concentración.

Pero fue en 1957, gracias al fiscal del Estado alemán en Hesse, Fritz Bauer, que los servicios israelíes supieron que Eichmann se estaba escondiendo en Argentina bajo el nombre de Ricardo Klement. Fueron necesarios otros dos años de investigación para localizar su alojamiento, sin agua corriente ni electricidad, ubicado en el distrito de San Fernando, en las afueras de Buenos Aires.

En marzo de 1960 los agentes israelíes, mediante fotos de Eichmann, establecen con certeza que Ricardo Klement es de hecho su hombre. Durante la investigación, Tzvi Aharoni, un agente del Mossad, llegó incluso a estar sentado en un autobús justo detrás de él.

Con la autorización de Ben Gurion, entonces primer ministro de Israel, la operación es orquestada meticulosamente por el jefe del Mossad, Isser Harel, y llevada a cabo por Rafi Eitan. Encargado en una fábrica de Mercedes-Benz, el excoronel nazi regresaba todas las tardes a su casa en la calle Garibaldi por el mismo camino y al mismo tiempo.

Eichmann fue interceptado cuando se bajó de un autobús. Intentó resistirse, gritó pidiendo ayuda pero fue llevado a un automóvil y escondido debajo de una manta. Luego lo llevaron a una villa alquilada, donde fue encadenado a una cama con los ojos vendados.

El 27 de mayo, el equipo del Mossad lo transportó con un pasaporte israelí falso a bordo de un avión especial de la delegación de Israel que asistió a las ceremonias por el 150º aniversario de la independencia de Argentina.

Eichmann, acusado de 15 cargos, apareció por primera vez en público en el tribunal de Jerusalén, donde iban a testimoniar 111 testigos de la acusación. Para el escritor Haïm Gouri, el juicio ofreció "por primera vez a los sobrevivientes del genocidio la oportunidad de ser escuchados".

Unos 450 periodistas extranjeros y alrededor de 100 observadores y diplomáticos asistieron a las audiencias. Eichmann fue sentenciado a muerte el 15 de diciembre por crímenes contra el pueblo judío, la humanidad y crímenes de guerra. El 29 de mayo de 1962, su apelación fue desestimada por la Corte Suprema. Fue ahorcado el 31 de mayo a medianoche. Sus cenizas están esparcidas en el mar, más allá de las aguas territoriales israelíes.

jueves, 26 de mayo de 2022

María Teresa Rodríguez del Toro, el gran amor de Simón Bolivar

 

Tal día como hoy 26 de mayo de 1802, Simón Bolívar, que está en Madrid, desde enero de 1799, se casa en el Palacio del Duque de Frías, la Iglesia Parroquial de San José, con María Teresa del Toro y Aleiza. En julio partirán para Venezuela donde María Teresa contraerá el paludismo y fallecerá el 22 de enero de 1803.

María Teresa Rodríguez del Toro Alayza nació en Madrid, el 15 de octubre del año 1781 - muere en Caracas, el 22 de enero del año 1803. Fue la esposa de Simón Bolívar. Tras solo dos años de noviazgo y ocho meses de matrimonio murió de fiebre amarilla a los 21 años. Bolívar juró y cumplió la promesa de no volver a casarse.

Conoció a Simón Bolívar en Madrid, en 1800. Bolívar había sido enviado a España a los 17 años para continuar sus estudios. Su vida cambiaría definitivamente en la casa del marqués Jerónimo de Ustáriz y Tovar, a quien Simón Bolívar llamaba "tutor".Allí conoció a María Teresa, dos años mayor que él y con quien estaba emparentado por varias líneas. En agosto de 1800 María Teresa aceptó el noviazgo de Simón Bolívar, quien en ese periodo la describe como «una joya sin defectos, valiosa sin cálculo».

Bolívar propuso matrimonio a María Teresa el 05 de abril de 1802 y Simón le propone a María Teresa que se casen ese mismo año en el Puerto de La Coruña. Tras haber obtenido permiso del rey para hacerlo y las habituales amonestaciones eclesiásticas, contrajeron matrimonio el miércoles 26 de mayo de 1802

Al cabo de unos 20 días, partieron los recién casados hacia Caracas, desembarcando en La Guaira. Allí María Teresa será acogida por la parentela de su nuevo marido y también por la suya propia. Después de una corta estadía en Caracas, se trasladaron a la "Casa Grande" del ingenio Bolívar en San Mateo.

María Teresa enfermó poco después de "fiebres malignas", hoy día identificadas como fiebre amarilla o paludismo, el matrimonio regresó a Caracas, donde ella murió el 22 de enero de 1803. Tras ocho meses de matrimonio y dos años de noviazgo, Bolívar perdía así a su amada María Teresa.

El estado en que se encontraba era patético. Quedó sumergido en una tristeza profunda y cambia su carácter. De nuevo se topa con el infortunio y sabe apelar a su profunda energía para enfrentarlo y seguir adelante. En el futuro no volverá a entregar amor puro y permanente a mujer alguna, tampoco ninguna lo atará en forma definitiva..

Habiéndole sido negada la dulzura de la vida hogareña, Bolívar se transmutará así en un hombre volcado hacia los asuntos públicos. En 1828, analizando la influencia que la muerte de su esposa había tenido en él, Bolívar confiesa: «Si no hubiera enviudado, quizás mi vida hubiera sido otra; no sería el general Bolívar ni el Libertador”

Los restos de María Teresa fueron enterrados en el panteón de la familia Bolívar en la Catedral de Caracas junto a sus padres y los antepasados de su marido. Cuando los restos del Libertador fueron repatriados desde Santa Marta en Colombia, en diciembre de 1842, fueron enterrados junto a los de su esposa. Allí permanecieron, lado a lado, hasta que el 28 de octubre de 1876 los despojos del Libertador fueron trasladados al Panteón Nacional.

El amor de María Teresa y Bolívar fue llevado al cine por Alberto Arvelo en 2013, en la película Libertador, con María Valverde y Édgar Ramírez en los papeles principales. 

miércoles, 25 de mayo de 2022

El día que Alfonso VI conquistó Toledo

 

Tal día como hoy 25 de mayo de 1085 el rey Alfonso VI de León, efectuaba la entrada en la ciudad de Toledo. Una victoria que está considerada como uno de los hechos bélicos más importantes del mundo durante el periodo central de la Edad Media.

La conquista, o toma, de Toledo tenía también un cierto tono de Cruzada, ya que en ella participaron varios nobles extranjeros y contaba con el apoyo papal.

En todos los documentos de la época, tanto musulmanes como cristianos, aparecen referencias a la conquista de Toledo de Alfonso, con evidente tono de júbilo muy diferente. Muchos nobles, y el papa Gregorio VII, redactaron alabanzas a los cristianos hispanos y las campanas tañían en las urbes de Europa al recibir la noticia.

Aquella población significaba mucho para toda la cristiandad, hay que recordar que Toledo era la sede primada de la Iglesia Hispana, aun bajo dominio musulmán. Los mozárabes fueron los encargados de que la tradición cristiana, aunque muy restringida, no se perdiera durante aquellos más de 300 años de dominio islámico.

A este motivo religioso hay que sumarle que Toledo había sido la capital del reino visigodo antes de su conquista, capital que los reyes castellano-leoneses —herederos a su vez de aquella antigua monarquía por medio de la astur— consideraban de sus antepasados y por lo tanto legitimados a recuperarla para sí. Toledo no era sólo una ciudad a conquistar, era un símbolo.

Tras la conquista por Alfonso de varias fortalezas en el curso del Tajo, numerosas incursiones y finalmente —a finales del año 1084— su acampada ante las murallas de Toledo, comienza el asedio final a Toledo que durará pocos meses.

En la Taifa de Toledo mandaba el rey al-Qadir, de la dinastía Banu Di-l-Nun, el cual había solicitado la ayuda de Alfonso VI para la defensa de su reino contra el rey de la Taifa de Badajoz, cosa que le salió un poco al revés. Alfonso aprovechó para hacerse con las fortalezas estratégicas y con Toledo tras negociar con el musulmán el intercambio de su reino por el de Valencia.

Durante aquellos meses se precisaron los puntos de la capitulación de la ciudad con Al-Qádir , cuando estuvieron claros, Toledo abrió sus puertas al monarca cristiano el 24 de mayo de 1085

El manuscrito original de la capitulación de Toledo tras su toma no se conserva, pero existen numerosas referencias recogidas en fuentes musulmanas y cristianas, algunos de sus puntos eran:

Los musulmanes podrían abandonar el territorio toledano sin inconveniente alguno y los que posteriormente quisieran regresar, volverían a recuperar sus antiguas propiedades.

Aquellos que permaneciesen seguirían conservando sus casas y haciendas, y continuarían pagando los tributos que anteriormente pagaban al rey musulmán.

Seguirían manteniendo por siempre la mezquita mayor, aunque nada se indica sobre las restantes mezquitas de la ciudad.

Entregarían, en buen estado, las fortalezas, el alcázar real y la Huerta del Rey en la que se encontraban los mandados levantar por al-Mamún.

Conquistar Toledo fue, sin duda, uno de los acontecimientos bélicos más resonantes de fines del siglo XI. No en balde era, no era sólo la primera gran ciudad hispana que volvía a manos cristianas, sino la antigua capital visigoda, con lo que ello suponía para los monarcas venidos del norte.

Alfonso VI, aunque ya utilizaba desde años atrás en sus firmas el título de «Imperitor totius Hispaniae» ahora lo alternaba con el de «Imperator toletanus», o incluso con el más rimbombante título de «Toletani imperiui rex et magnificus triumphator»

También se hacía llamar el «rey de las dos kábilas«, en referencia a las dos culturas - la cristiana y la musulmana- y a la vez a su reino y al nuevo adquirido de Toledo, lema que grabó en sus monedas en grafía árabe. En un documento que se conserva en la catedral de Toledo, el mismo Alfonso VI, realzó los pormenores de la ocupación de la ciudad:

martes, 24 de mayo de 2022

Cuando los tártaros incendiaron Moscú

Tal día como hoy 24 de mayo de 1571, por la mañana, los tártaros de Crimea incendian las casas de madera de los alrededores de Moscú, en respuesta a los intentos anexionistas del zar Iván IV, conocido como "Ivan el terrible".

Sopla un fuerte viento que aviva el fuego y al poco tiempo toda la ciudad es pasto de las llamas.Tras ellas, los tártaros saquean las casas y persiguen a sus habitantes. En pocas horas la ciudad se convierte en un motón de cenizas humeantes, sólo el Kremlin se salva, resguardado por sus altas murallas de piedra.

En mayo de 1571 un ejército de 120.000 tártaros de Crimea y de hombres de la Horda de Nogai, sobrepasaron las defensas de Sérpujov en el río Oká cerca de Moscú, atravesaron el río Ugrá flanqueando a un Ejército ruso de tan sólo seis mil hombres.

No disponiendo de fuerzas suficientes como parar el avance tártaro, unido a la sorpresa causada por el ataque tártaro, el ejército ruso retrocedió hasta Moscú. La población rusa de las zonas rurales también huyó para refugiarse en la capital. 

De este modo, los tártaros devastaron las ciudades y pueblos que habían quedado sin protección y pueblos alrededor de Moscú, llegando incluso a incendiar los suburbios de la propia capital.

En el plazo de tres horas Moscú quedó reducido a cenizas. Cuando al día siguiente los tártaros partieron por la estepa de regreso hacia Riazán, llevaban consigo a 150.000 rusos esclavizados. Los cronistas contemporáneos recogieron la cifra de 800.000 víctimas de la invasión tártara de 1571.

Después de quemar Moscú, el jan de Crimea, Devlet I Giray, apoyado por el Imperio otomano, proyectaba la conquista total del principado de Moscú. De ese modo, en 1572 repitió la invasión tártara de Rusia, pero fue derrotado en la batalla de Molodi.

En julio-agosto de ese año. la horda de ciento veinte mil combatientes de Devlet I Giray de Crimea fue derrotada por los rusos mandados por los príncipes Mijaíl Ivánovich Vorotynski y Dmitri Ivánovich Jvorostinin.

No obstante, a pesar de la derrota sufrida, el Janato de Crimea siguió exigiendo y percibiendo un tributo al Principado de Moscú hasta 1680. 

lunes, 23 de mayo de 2022

La Defenestración de Praga

 

Tal día como hoy 23 de mayo de 1618 en Praga -República Checa - un grupo de nobles bohemios asaltan la sala del Palacio Real de Praga, donde se hallan reunidos 4 gobernadores imperiales y arrojan por la ventana a dos de ellos y a un secretario.

Las raíces de este acontecimiento  son  complejas, por lo que se debe atender a los complicados factores que actuaban en el primer cuarto del siglo XVII y que desembocaron en la llamada Defenestración de Praga: el papel de Bohemia dentro de los territorios de la familia Habsburgo, la situación religiosa del territorio y las consecuencias del reconocimiento de Fernando de Estiria como nuevo rey.

Si tenemos en cuenta la importancia que suponía Bohemia para la dinastía Habsburgo, encontramos que constituía un pilar revelante para la posición de la familia dentro del Sacro Imperio; formaba buena parte de una de las bases del bando católico, y era parte de la importantísima barrera de defensa europea contra el Imperio otomano. Un territorio de estas características era celosamente protegido por sus monarcas, y desde el primer cuarto del siglo XVII hasta 1740 vemos sentarse en su trono a los sucesivos herederos de la corona imperial.

Bohemia, no era un territorio especialmente estable, pues estaba marcado por una profunda división intelectual y espiritual, y arrastraba conflictos religiosos desde que en el siglo XV se viviera ampliamente el fenómeno de la herejía y rebelión husita.

A pesar de las líneas duras que habían seguido los emperadores Carlos V y Fernando I, desde Maximiliano II y sus herederos la política religiosa en Bohemia había tendido hacia una permisividad a regañadientes, que culminó con la llamada Carta de Majestad de 1609, otorgada por el emperador Rodolfo II y confirmada por Matías, rey de Bohemia y futuro sucesor de Rodolfo II.

Esta Carta de Majestad permitía que los bohemios pudiesen practicar la religión protestante, establecía los llamados Defensores de la Fe para que garantizasen el equilibrio religioso e instituía una Iglesia bohemia protestante, todo lo cual incumplía el precepto Cuius regio, eius religio -“de tal rey, tal religión”- de la Paz de Augsburgo de 1555, alcanzada entre Carlos V y el bando protestante de la Liga de Esmalcalda.

Otro de los orígenes de la Defenestración de Praga, fue la sucesión del reino de Bohemia. Cuando Rodolfo II murió y Matías, hermano del difunto, se convirtió en emperador en 1612, comenzaron las presiones, especialmente españolas, para convertir a Fernando de Estiria, primo de Matías y Rodolfo II, en nuevo rey de Bohemia. Fernando traía consigo una piedad y pasión contrarreformistas que ya molestaba a sus primos austriacos, pero que causaba pavor entre los protestantes, pues la política religiosa que aplicó en su ducado ya había obligado a muchos a huir a tierras bohemias.

Debido a las reticencias que estos hechos suscitaron en Matías, España acabó comprando en 1617 la aceptación de Fernando como nuevo Rey de romanos en Praga y Bratislava durante la Dietas de Bohemia y Hungría. Además, a través de las renuncias de otros miembros de su familia, Fernando fue heredando y aglutinando un patrimonio territorial muy extenso en la frontera oriental del Sacro Imperio.


Tras su confirmación, Fernando se dirigió a Viena con Matías, dejando en Praga a diez gobernadores católicos que impusieron una peligrosa política por orden de su nuevo rey: instauraron un censor para controlar las imprentas, prohibieron usar fondos de los católicos para pagar a los ministros protestantes, se negaron a admitir a no católicos en cualquier puesto en la administración civil y prohibieron el culto protestante en las ciudades de Broumov y Hroby . Estas medidas, unidas al exaltamiento de la fe protestante, que personajes como Jacobo I de Inglaterra y el elector del Palatinado se habían encargado generosamente de agrandar con el financiamiento de varias iglesias en la vieja capital, convirtieron Bohemia en una olla a presión destinada a estallar en la Defenestración de Praga.

La revuelta comenzó a andarse cuando los Defensores de la Fe convocaron la Dieta del reino en Praga el 5 de marzo de 1618, durante la cual acordaron elevar una petición al emperador Matías para que obligase a cambiar la política religiosa que seguía en Bohemia Fernando de Estiria. El emperador rechazó esta petición y ordenó que disolvieran la asamblea, cosa que hicieron tras acordar volver a reunirse el 21 de mayo. El 23 de mayo recibieron una carta del Consejo de Regentes que ordenaba su dispersión de nuevo, así que, rabiosos por esta acción, se presentaron en el Hradschin, el castillo de la ciudad. Comenzaba la Defenestración de Praga.

Los revoltosos arrojaron a dos de los miembros del Consejo y a su secretario por una ventana en lo que era una clara reminiscencia de cómo comenzó la Revolución husita de 1418, aunque milagrosamente los tres salvaron la vida supuestamente al aterrizar sobre un montón de estiércol. A continuación establecieron un gobierno provisional de 36 directores que autorizaron el reclutamiento de un pequeño ejército, aunque las arcas de la ciudad no podían costear nada muy importante. Además, los rebeldes bohemios se lanzaron en busca de aliados, mandando cartas a enemigos tradicionales de los Habsburgo como el elector del Palatinado, Saboya, Transilvania, Venecia, Holanda o la Unión Protestante.

Por su parte, los católicos respondieron de manera tibia y vacilante, pues la primera reacción del emperador Matías fue la de negociar con los sublevados mientras estos se lanzaban con sus exiguas fuerzas a apoderarse de los territorios de Silesia, Moravia, Lusacia, las dos Austrias, a tomar la ciudad de Pilsen e incluso a intentar asediar la propia Viena, aunque la derrota en la batalla de Zablati (sur de Bohemia) les disuadió de proseguir en el intento.

La muerte del emperador Matías a comienzos de 1619 y la perspectiva de que Fernando pudiese heredar la corona, hizo que en julio la Dieta de Bohemia firmase un pacto para crear una unión federal al que se añadirían las dietas de la Alta y la Baja Austria. En agosto, además, depusieron a Fernando de Estiria y coronaron en su lugar a Federico, el elector del Palatinado.

En medio de todos estos problemas, los siete electores imperiales, reunidos en Fráncfort, optaron por respaldar a Fernando como nuevo emperador. Los nuevos recursos derivados del título imperial, nuevos subsidios españoles, el reclutamiento de tropas extranjeras y la entrada de tropas bávaras católicas en la Alta Austria y la Baja Austria hicieron posible la entrada de un poderoso ejército católico en Bohemia en 1620. Esta entrada culminó con la victoria del emperador Fernando a las puertas de Praga en la batalla de la Montaña Blanca, que le permitió comenzar a aplicar una política absolutista junto a una dura política religiosa en el territorio.

La rebelión de Bohemia había terminado infructuosamente para sus impulsores, pero su fracaso no evitó que la Guerra de los Treinta Años continuase y se alargase con la invasión española del Palatinado, la intervención danesa y, más tarde, la de Gustavo Adolfo de Suecia, que involucraron cada vez a más Estados, como fichas de dominó, hasta su finalización en 1648, tras la entrada de Francia en el conflicto.

 

domingo, 22 de mayo de 2022

La Guerra de las "Dos Rosas"

 

Tal día como hoy 22 de mayo de 1455, en Hertfordshire, Inglaterra, tiene lugar la primera batalla de San Albano, cuando Ricardo, duque de York, junto a su aliado, Ricardo Neville, conde de Warwick, derrotan a las tropas de la casa de Lancaster, dirigidas por Edmundo Beaufort, duque de Somerset, que muere durante la batalla.

Al finalizar el combate, Ricardo de York captura al rey Enrique VI, haciéndose nombrar Lord Protector del Reino de Inglaterra. Con esta batalla se da inicio a las Guerras de las "Dos Rosas", entre las dos ramas de la dinastía Plantagenet, por la sucesión al trono de Inglaterra, tras ser expulsados los ingleses de Francia. Esta guerra civil fraticida se prolongará hasta 1485 y su nombre viene de los respectivos emblemas heráldicos: la rosa blanca de la casa de York y la rosa roja de la casa de Lancaster.

Las dos rosas emblemáticas se distinguían por el color. La que correspondía a los duques de York era blanca. La de los duques de Lancaster, roja. Miembros de esta última familia habían ocupado el trono durante la primera mitad del siglo XV.

El primero de ellos, Enrique IV, no era el heredero legítimo del monarca anterior. Había desposeído a su primo Ricardo II de la Corona con la ayuda de la nobleza, Este ascenso al trono fue la semilla de los conflictos familiares que terminarían desembocando en la guerra de las Dos Rosas.

Enrique IV pasó parte de su reinado luchando por mantener el control de su territorio. Estaba en deuda con la nobleza, e incluso se vio amenazado por una conspiración para derrocarle.

Su hijo y sucesor, Enrique V, pasó la mayor parte de su reinado en Francia. Aspiraba a la Corona de aquel país y quería poner fin al interminable conflicto anglofrancés que, por su larga duración, la historia conoce ahora como la guerra de los Cien Años.

Los éxitos militares de Enrique V en tierras francesas hicieron olvidar a los ingleses la anómala llegada al trono de su padre. Pero el brillante vencedor de los franceses en Azincourt murió relativamente joven, con solo 35 años, en la propia Francia. Se había casado con la hija del monarca francés Carlos VI, a quien había exigido por ello el título de heredero.

Una vulgar disentería acabó con su vida sin que hubiera consolidado sus triunfos. Dejaba atrás un hijo de corta edad que no solo heredaba el trono inglés, sino las aspiraciones de su progenitor a la Corona gala. Pero este pequeño de pocos meses, Enrique VI, no resultó ser, una vez adulto, un rey generoso y valiente como su padre, sino un personaje débil, acomodaticio e inseguro.

Todavía menor de edad, se encontró en Francia con la aparición de Juana de Arco, que movilizó los sentimientos del pueblo francés a favor del delfín Carlos, heredero legal de Carlos VI, y provocó la reanudación de la lucha contra los ingleses. Estos, derrotados en Orleans, y muchas otras regiones francesas, tuvieron que regresar a su país, conservando únicamente el puerto de Calais.

La sombra de aquella derrota, que ponía fin a la guerra de los Cien Años, recayó sobre Enrique VI. La oposición al rey y a su gobierno fue fomentada, en parte, por muchos de los combatientes ingleses procedentes de Francia, entonces inactivos.Pero la resistencia armada la dirigió sobre todo un miembro joven y decidido de la familia rival, Ricardo de York. Ricardo no consiguió suplantar en el trono a su débil primo, pero sí dejar a su hijo Eduardo el camino abierto hacia la victoria y el cambio de dinastía.

Estos fueron precisamente los años de la guerra de las Dos Rosas. Se desarrolló en la campiña inglesa, ante la indiferencia de casi todos los campesinos, pero con activa intervención de la nobleza. Duró casi toda la segunda mitad del siglo XV, cuando la decadencia de los Lancaster, personificada en el inepto Enrique VI, no pudo detener el ímpetu de los que apoyaban a los duques de York.

Frente a la rosa roja, que comenzaba a marchitarse, surgían la novedad, la fuerza y la fragancia de la rosa blanca. Y un nuevo concepto de la monarquía, el absolutismo, que no acabaría imponiendo ninguno de los soberanos de la casa de York. Lo realizaría años más tarde –una vez arruinada por la guerra civil casi toda la aristocracia inglesa– la implacable familia Tudor, curiosa mezcla de sangres provenientes de York y de Lancaster.

Los líderes de la rosa blanca, primero el propio Ricardo y después su hijo Eduardo, mostraban cualidades que entusiasmaban al pueblo y a la nobleza. Sin embargo, el comportamiento ambiguo de aristócratas influyentes como el conde de Warwick –que tan pronto favorecía a uno de los pretendientes como se inclinaba por el otro– y la actitud enérgica y la capacidad de la reina Margarita de Anjou, esposa de Enrique VI, determinaron la evolución, de aquella guerra civil.

En 1455, Ricardo de York derrotó e hizo prisionero al rey Enrique en la batalla de St. Albans. Pero no fue una victoria definitiva. Los Lancaster recobraron el poder cuatro años después, gracias sobre todo al talento de la reina Margarita.

Pasados dos años, cambió otra vez la suerte de los Lancaster. El hijo de Ricardo de York, Eduardo, se hizo coronar como Eduardo IV. Tenía dieciocho años, un físico espléndido, un carácter optimista y cualidades de gran jefe. Enrique VI, sin fuerzas ni ánimo para luchar, dejó que su mujer buscara ayuda en Escocia, mientras él vegetaba lejos del trono perdido.

Pero más tarde el poderoso Warwick, conocido como “el Hacedor de reyes”, cambió de bando y abandonó al joven Eduardo, poniendo sus armas y su dinero al servicio del monarca destronado y de su ambiciosa esposa, que así pudo recobrar el poder.

El jefe de la casa de York se refugió en Francia, dispuesto a realizar el asalto definitivo al trono inglés. No tardaría en hacerlo. Regresó a la isla menos de un año después y se enfrentó a Warwick, que acabó vencido y muerto en la batalla de Barnet. En 1471, el duque de York, amo de la rosa blanca, convertido en rey de Inglaterra de nuevo como Eduardo IV, pudo considerarse por fin seguro en el trono.

La ambición de sus dos hermanos, los duques de Clarence y de Gloucester, fue muy pronto una fuente de problemas para él. El menor de ellos, Ricardo de Gloucester, astuto, ambicioso y cruel, consiguió engañar al rey para que autorizase el asesinato del otro hermano. El joven intrigante apartaba a uno de sus competidores del camino hacia el trono.

Quedaban los dos hijos de Eduardo IV, menores de edad. Al morir este, la única forma de apartarlos de la Corona era la calumnia, la prisión y la muerte. El joven Eduardo y su hermano menor Ricardo fueron encarcelados en la torre de Londres, donde murieron misteriosamente poco después. Su desaparición dejaba el campo libre a su tío, que en aquel momento actuaba como regente. Y, de esta forma, el personaje pudo proclamarse rey con el nombre de Ricardo III.

Fue un triunfo efímero. Las sospechas de asesinato recaídas sobre él le habían hecho perder la confianza de sus nuevos súbditos. Y otro pariente suyo, Enrique Tudor, refugiado en Francia y ayudado por el rey de aquel país, había vuelto subrepticiamente a Gales con tropas leales y bien armadas. Descendiente de los Lancaster, Enrique Tudor ofrecía las mejores credenciales para sustituir en el trono a Ricardo.

Ambos rivales, se enfrentaron en el campo de Bosworth. Ricardo se comportó heroicamente, pero acabó perdiendo su caballo y la propia corona, que, según la leyenda, quedó oculta entre unos matorrales. Allí la encontró el pretendiente victorioso, Enrique IV, que se coronó en el acto.

El destino trágico de Ricardo III significó el fin de los York en la monarquía inglesa y también la conclusión de aquella larga contienda entre las dos rosas, reconciliadas por fin en la persona de un lejano pariente de la casa Tudor, el  Duque de Lancaster, el rey Enrique IV. La rosa roja y la rosa blanca siguieron figurando en muchos escudos de armas ingleses, pero ya no como flores enemigas y enfrentadas, sino juntas y como aliadas bajo la nueva dinastía.

sábado, 21 de mayo de 2022

El emir de Córdoba, Abd al-Rahman II

  

Tal día como hoy 21 de mayo del año 822, al fallecer en el Emirato de Córdoba, el emir Alhakén I, le sucede su hijo Abderramán II que reinará hasta su muerte en 852, y es gran amante de la cultura. Durante su reinado, además de guerrear, fomentará las ciencias, las artes, la agricultura, la industria y atraerá a su ciudad los más ilustres sabios de la época. Se dedicará a embellecer su capital, hasta convertirla en un centro de las artes y las ciencias en Europa Occidental

Abderramán II, emir de Córdoba se caracterizó su reinado por la inestabilidad política. Protector de las artes y las letras, convirtió Córdoba en un gran centro cultural. Inició una persecución contra los mozárabes y repelió las incursiones normandas.

Hijo menor y el predilecto de Al-Hakam I y de la esclava concubina Halwa, sucedió en el año 822 a su padre, que quince días antes de morir le había declarado su heredero. Investido como emir, recibió el juramento de fidelidad del pueblo, cuya simpatía ganó desde el primer momento con la promulgación de una serie de medidas sobre el fisco, mientras que con otras de tipo religioso se atraía a los alfaquíes.

La paz de su reinado se vio rota por tres rebeliones importantes. La primera comenzó en Mérida en 828, cuando el bereber Mahmud ibn Abd al-Yabbar y el muladí Sulayman ibn Martín asesinaron al gobernador de la ciudad, en la que se declararon independientes; el emir tardó seis años en recuperar la plaza, tras lo cual comenzó la construcción.

La segunda fue la sedición de Toledo, que dirigía un modesto jornalero, Hashim al-Darrab; pero éste murió en 831 durante una correría por Santaver y Daroca, y la ciudad fue reconquistada en junio de 837. La última rebelión comenzó en Tudela en 842, donde un miembro de la familia Banu Qasi, Musa ibn Musa, se declaró en guerra abierta con el emirato, apoyado por la dinastía vasco-navarra de Iñigo Arista; derrotado en mayo de 842 por el ejército enviado desde Córdoba.

Un acontecimiento singular fueron las incursiones en la península de los Normandos, que llegaron a penetrar hasta la misma Sevilla. En el año 844 los normandos atacaron Gijón y La Coruña, y el 20 de agosto de ese año desembarcaron en Lisboa, en la que durante trece días estuvieron combatiendo. Continuaron bordeando las costas hacia el Sur, hasta la desembocadura del Guadalquivir. Se adueñaron del puerto de Cádiz y se adentraron por el río hasta Coria del Río - 30 de septiembre- y la propia Sevilla, ciudades que destruyeron y saquearon. Abd al-Rahman reunió un ejército y lo puso bajo las órdenes de sus tres mejores generales, que vencieron a los normandos en el campo de Tablada, el 11 de noviembre.

Otro conflicto lo provocaron los mozárabes de la capital cuando comenzaron en 850 una serie de provocaciones contra el Islam (blasfemaban contra Alá), que provocaron el encarcelamiento de Eulogio, líder de la oposición. Para remediar esta inestable situación, el emir convocó un Concilio en 852, al que asistieron todos los obispos de las diócesis andaluzas. Sin embargo, los martirios de mozárabes continuaron hasta pocos días antes de la muerte del emir.

Pese a todo, la tranquilidad de los territorios que gobernaba permitió a Abderramán II marchar contra los reinos cristianos. En 823 dirigió una aceifa por las tierras alavesas, en la que se consiguió un importante botín; en agosto de 824 las tropas musulmanas, asolaron de nuevo las tierras de Álava y vencieron a Alfonso II al pie del Monte de los Magos. En 826 realizó una campaña por tierras de Galicia y Castilla y en 828 marchó contra la Marca Hispánica y puso sitio a Gerona y Barcelona, aunque debió desistir de recuperar ambas ciudades.

Durante su mandato se edificaron la alcazaba de Mérida, las murallas y la mezquita de Sevilla y la mezquita de Jaén; se amplió además la mezquita mayor de Córdoba en los años 833 y 848. Abd al-Rahman II se rodeó de poetas y sabios, entre los que destacaron Abbas ibn Firnas y Yahya al-Gazal. Murió en la noche del 22 de septiembre de 852, quizás a causa de una de las muchas intrigas que lo acosaron en los últimos años de su vida. Fue enterrado en la capilla sepulcral del Alcázar cordobés. Le sucedió su hijo Muhammad, conocido desde entonces como Muhammad I.

viernes, 20 de mayo de 2022

La ley Homestead Act, sobre ocupación de tierras

 

Tal día como hoy 20 de mayo de 1862, el Congreso de los Estados Unidos de América promulga una ley, Homestead Act, por la que todo cabeza de familia mayor de 21 años, tendrá la oportunidad de comprar a buen precio 160 acres en el oeste del país, a condición de explotar la tierra al menos durante los primeros 5 años. La toma de territorios se convertirá en una carrera entre los colonos

La Homestead Act fue una ley aprobada por el Congreso de los Estados Unidos y promulgada por el presidente Abraham Lincoln en 1862. Según la ley, las personas podían reclamar legítimamente una cantidad determinada de tierra si vivían en ella durante cinco años y al mismo tiempo cultivarlo.

En aquel momento, se estima que el 10% de la tierra en los Estados Unidos era propiedad de reclamaciones de propiedad y la ley contribuyó significativamente a la expansión hacia el oeste en América del Norte, alentando a las personas a establecer puntos de apoyo fuera de las 13 colonias originales.

Antes de 1862 se hicieron varios intentos de redactar y aprobar una ley de propiedad, pero los estados del sur se opusieron enérgicamente a estos intentos. Estos estados temían que la colonización creara más estados y territorios libres, creando un bloque de votantes que podría usarse para prohibir o restringir severamente la práctica de la esclavitud en el sur de Estados Unidos.

Estos primeros intentos también se vieron confundidos por un debate sobre el uso de la tierra y los derechos sobre la tierra. Sin embargo, después de la secesión del Sur en 1861, el camino quedó despejado.

Según la Ley de Homestead, el jefe de familia puede reclamar hasta 65 hectáreas. No necesitaba ser ciudadano; el único requisito era poder pagar una pequeña tasa de registro y ocupar el terreno durante el tiempo requerido. Para aquellos que tienen prisa, la tierra podría comprarse por 1.25 dólares estadounidenses el acre después de seis meses. Muchos esclavos liberados y fugitivos se aprovecharon de la ley, al igual que los veteranos de la Guerra Civil.

El objetivo de la ley era hacer que los inmigrantes y los estadounidenses pobres de las zonas urbanas salieran al campo para cultivar y expandir el país. La mayoría de las personas que reclamaron tierras bajo la Ley de Homestead eran agricultores y sus hijos, sin embargo, porque tenían las habilidades necesarias para mejorar la tierra, mientras que los inmigrantes acudían en masa a las ciudades para poner en práctica las habilidades que ya tenían.

Algunas reclamaciones también eran falsas y se usaban para controlar cosas como los derechos de agua y madera con fines de lucro.

En 1976, se derogó la Homestead Act en los Estados Unidos continentales; Alaska hizo lo mismo una década después. La última escritura de propiedad entregada a alguien bajo la ley databa de 1988, lo que supuso el fin de una era en la historia de Estados Unidos.

Muchas de las áreas reclamadas continúan siendo cultivadas hoy, aunque como parte de grandes corporaciones, en lugar de pequeñas explotaciones familiares.


jueves, 19 de mayo de 2022

La Confederación de Nueva Inglaterra

 

Tal día como hoy 19 de Mayo de 1643, se funda la Confederación de Nueva Inglaterra, formada por la colonias inglesas de América del Norte (Massachusetts, Connecticut, Providence y New Haven), logrando con ello ser la cuarta gran potencia, tras españoles, franceses y holandeses que ha establecido colonias en el continente americano.

El Colonias Unidas de Nueva Inglaterra - Estados colonias de Nueva Inglaterra -, comúnmente conocida como Nueva Inglaterra Confederación - Confederación de Nueva Inglaterra - era una alianza política y militar de las colonias británicas de Massachusetts, Plymouth, Connecticut y New Haven.

Fundado en 19 de mayo de 1643, su objetivo principal era unir a las colonias puritanas contra los indios. Fue creado como consecuencia directa de la guerra que había comenzado entre Mohegan y Narragansett . También preveía el regreso de los delincuentes fugitivos y los sirvientes quebrantados, y sirvió como foro para resolver conflictos entre asentamientos.

La confederación se debilitó en 1654 después de que Massachusetts se negara a unirse a la guerra contra los Países Bajos durante la Primera Guerra Anglo-Holandesa ; sin embargo, la confederación ganó importancia durante la guerra del rey Felipe en 1676.

La llamada guerra del Rey Felipe, fue un violento conflicto que tuvo lugar entre 1675 y 1678 entre los colonos europeos llegados a América del Norte y los indios que habitaban lo que se conoce como Nueva Inglaterra, actualmente en Estados Unidos. 

La Confederación de Nueva Inglaterra fue un gran éxito en la creación de vínculos entre las colonias y proporcionará una base para su futura colaboración durante la Revolución Americana .

Las colonias se unieron con fines de defensa: querían protegerse contra los indios, los franceses y los holandeses. En Confederation, cada colonia tenía dos votos, independientemente de su población.

La Confederación de Nueva Inglaterra excluye a la Colonia de Rhode Island , ya que Rhode Island se consideraba sin ley, a veces denominada Isla Rogue (" Isla Rogue "). Rhode Island fue el hogar de personas excluidas de otras colonias, incluida Anne Hutchinson, una teóloga y consejera espiritual británica, reconocida por causar revuelo con sus doctrinas sobre la fe y la tolerancia religiosa, en una sociedad netamente puritana. . 

miércoles, 18 de mayo de 2022

La caída de San Juan de Acre

 

Tal día como hoy 18 de mayo de 1291 los sarracenos, al mando del sultán mameluco de El Cairo, Al Malik Al-Ashraf Kalil, abren brecha en las murallas de la ciudad de Acre, en la actual Israel, último bastión cristiano en Tierra Santa. El día 28 los cristianos se rendirán y los supervivientes de las Órdenes Militares se refugiarán en la isla mediterránea de Chipre.

El 28 de mayo del año 1291, cayó en manos musulmanas San Juan de Acre, la última plaza cristiana importante de Tierra Santa tras casi 200 años de luchas infatigables entre los estados cruzados y los seguidores de la fe de Mahoma. Se terminaba así de esta manera, el período histórico conocido como las Cruzadas, en las que el islam y la cristiandad habían confrontado por el control de los lugares santos de la vida de Jesucristo.

Después de la última cruzada protagonizada por Eduardo I de Inglaterra, los cruzados conservaban a duras penas San Juan de Acre, Tiro, Sidón, Trípoli  y otras plazas de menor entidad, además de la isla de Chipre. Para la década de 1280, San Juan de Acre constituía el principal baluarte de la cristiandad en Tierra Santa. Gobernada por los caballeros hospitalarios y templarios, todo parecía indicar que Acre caería pronto ante el empuje de los mamelucos, cuyo poder se extendía desde Egipto hasta Siria. 

Sin embargo, a partir de 1290 una serie de altercados contra la población musulmana cometidos por parte de cruzados venidos del exterior ocasionó que el sultán decidiera acabar con la presencia cristiana en Tierra Santa. Así pues, se iniciaron los preparativos para el asedio de San Juan de Acre, el principal bastión en poder de los infieles.

El 6 de abril de 1291, el imponente ejército mameluco se apostó a las puertas de Acre y posteriormente, haría uso de su aplastante superioridad numérica (algunas fuentes hablan de hasta 100.000 hombres), ante los defensores cristianos. Sin embargo, el asedio se prolongó más de lo que había imaginado el sultán, ya que los sitiados pudieron recibir suministros y tropas desde la cercana isla de Chipre. Al principio, los sitiados protagonizaron algunas salidas contra el campamento enemigo con escasos resultados. A medida que transcurrían los días, la situación se tornaba cada vez más desesperada para los seguidores de Cristo. Pero todavía les quedaría un pequeño respiro.

Cuando ya se habían perdido casi todas las esperanzas, un contingente procedente de Chipre, al mando de Enrique II formado por cuarenta barcos, dos mil infantes y cien caballeros llegó para socorrer Acre. A pesar de esta ayuda, los sitiados sabían que les quedaba poco tiempo. Por esta razón, intentaron pactar con el sultán por medio de la vía diplomática, sin ningún éxito. El día 15 de mayo, se derrumbó una parte de la muralla, por lo que los musulmanes aprovecharon para atacar por la Puerta de San Antonio custodiada por templarios y hospitalarios. 

El contingente mameluco logró hacerse paso entre la defensa cristiana gracias a la potente maquinaria de asedio. Los cristianos intentaron desesperadamente repeler a sus atacantes y finalmente, el ejército musulmán penetró en Acre a través de la Puerta de San Nicolás. El gran maestre del Temple, Guillermo de Beaujeu, cayó en combate. La ciudad estaba perdida.

La desolación en el mundo cristiano por la conquista musulmana de Acre fue tremenda. Tras la dramática caída de Acre, se perdieron igualmente las ciudades de Tiro, Beirut, Tortosa, Sidón y el enclave templario del castillo Peregrino. Una guarnición templaria logró refugiarse en la isla de Ruad, a tres kilómetros de la ciudad de la actual Tartus, en Siria, hasta 1303. Desde este pequeño enclave tuvieron lugar algunos intentos infructuosos de reconquistar Acre.

Muchos caballeros terminaron buscando cobijo en la cercana isla de Chipre, que en 1426 se vio obligada a reconocer la soberanía de los mamelucos sobre sus dominios. Después de casi 200 años ininterrumpidos de luchas, alianzas y desencuentros por la búsqueda de la gloria eterna, los ideales de las Cruzadas, iniciados a finales del siglo XI, se habían extinguido para siempre. Por otro lado, los mamelucos permanecieron en el poder en Tierra Santa hasta su derrocamiento en 1517 por otra gran potencia musulmana, el Imperio otomano, en manos del sultán Selim I. 

martes, 17 de mayo de 2022

El bombardeo aliado a las presas del Ruhr en 1943

 

Tal día como hoy en la noche del 16 al 17 de mayo de 1943 un escuadrón de la RAF llevó a cabo una audaz misión en lo profundo del territorio alemán para destruir dos presas en el valle del Ruhr, el corazón industrial de Alemania.

La subsiguiente inundación destruyó dos centrales hidroeléctricas y varias fábricas y minas, paralizando la producción de acero y carbón de Alemania. La misión se denominó Operación Chastise (Castigo).

Los británicos pensaron que la destrucción de la presa y de otras en el valle del Ruhr causaría una masiva interrupción de la producción de guerra alemana, ya que las fábricas e industrias del valle dependían en gran medida de la energía producida por estas presas.

Alemania sabía que los embalses y las presas eran un punto débil en su defensa, por lo que la protegió ferozmente con cañones antiaéreos y redes de torpedos diseñadas para atrapar cualquier proyectil que se lanzara al agua y se desplazara hacia la pared de la presa.

Al principio los británicos querían bombardear los objetivos desde arriba, pero se necesitaba una bomba inmensamente grande para romper la presa. Lo mismo se podría lograr con una carga explosiva más pequeña si se detonara contra el muro de la presa bajo el agua. Debían encontrar una manera de traspasar las redes de torpedos.

El ingeniero Barnes Wallis encontró una solución: la bomba saltarina. Wallis ideó una bomba de 4 toneladas en forma de cilindro armado con un fusible hidrostático, como las cargas de profundidad. Debía ser lanzada por un avión que volara muy bajo, sobre la superficie del agua y liberada con un giro hacia atrás que hiciera que la bomba rebotara en la superficie del lago, evitando las redes de torpedos, y golpeara el muro de la presa, con lo que se hundiría y explotaría en su base, causando el máximo daño.

La RAF llevó a cabo extensas pruebas en lugares de todo el país. Las pruebas revelaron que la bomba en forma de tambor, cuyo nombre clave era Upkeep, debía lanzarse desde una altura de 20 metros y a una velocidad de 370 kilómetros por hora, con un giro de retroceso de 500 rpm. Para determinar el momento exacto de la caída, se construyó un dispositivo especial con cuerdas y puntas.

En la noche del 16 de mayo de 1943, 133 tripulantes de 19 Lancasters despegaron en tres oleadas hacia los tres objetivos: la presa de Möhne, la presa de Eder y la presa de Sorpe. Las formaciones eludieron hábilmente las bases aéreas alemanas y las posiciones conocidas de antiaéreos, volando dentro y fuera de Alemania antes de girar al sur para dirigirse al río Mohne.

Para evitar la detección por radar, los bombarderos volaron a sólo 30 metros de altitud. En un momento dado, el sargento George Chalmers se sorprendió al ver que su piloto volaba hacia el objetivo a lo largo de un cortafuegos del bosque, por debajo del nivel de las copas de los árboles.

Hicieron falta cinco intentos antes de que se rompiera la presa de Möhne. El ataque dejó un enorme agujero en la presa, de 77 metros de diámetro, a través del cual las aguas de la inundación se vertieron en el valle y arrastraron más de cien fábricas y casi mil casas, así como docenas de carreteras, ferrocarriles y puentes.

Los pilotos de la RAF sufrieron grandes pérdidas. De los 19 bombarderos que participaron en la operación, 8 fueron derribados y casi la mitad de la tripulación perdió la vida.

Se ha estimado que más de 1.500 civiles murieron, un gran número de los cuales eran prisioneros de guerra rusos retenidos en un campamento situado aguas abajo de la presa de Möhne. Con la gente perecieron miles de reses, cerdos, caballos y animales más pequeños como cabras y ovejas.

El ataque hizo una mella impresionante en la producción de carbón y acero de Alemania, pero el impacto no fue suficiente para cambiar el curso de la guerra. Ambas presas fueron reparadas en pocos meses, y en ausencia de raids de seguimiento para obstaculizar la reconstrucción, la Operación Chastise no consiguió provocar ninguna crisis a largo plazo, como el Ministerio de Guerra británico esperaba.

lunes, 16 de mayo de 2022

Ian Fleming, el hombre que creó a James Bond

 

Tal día como hoy 16 de mayo de 1953, Ian Fleming crea el personaje de James Bond en su novela "Casino Royale". Este personaje será todo un éxito y tendrá un fuerte "tirón" cinematográfico con muchos largometrajes en su haber.

El escritor y periodista británico fue miembro del servicio secreto británico durante la Segunda Guerra Mundial y utilizó sus experiencias para escribir las novelas de James Bond.

Con sonrisa de rompecorazones y una vida que se pierde entre la realidad y el mito, Ian Fleming cambió el mundo de la literatura, el cine y el espionaje hasta hacerlo tal y como lo conocemos actualmente. El escritor y periodista británico es el padre del mejor y más letal espía de todos los tiempos: Bond, James Bond.

Proveniente de una familia adinerada, Ian Fleming pasó su infancia en escuelas y colegios privados en los que recibió una educación muy estricta, según la costumbre de la época. Tras terminar sus estudios en la Real Academia Militar de Sandhurst, se marchó a Munich para cursar sus estudios universitarios en Lenguas Modernas.

Trabajó como redactor para la agencia de noticias Reuters, además de actuar como publicista y agente de la bolsa en Londres. No fue hasta 1939 cuando John Godrey, oficial de la Armada británica, le reclutó para trabajar en el servicio de inteligencia naval de la Royal Navy.

Serían las vivencias y el ambiente en el que se movió durante este tiempo lo que le inspirarían para crear al agente 007, un espía con una vida de glamour, mujeres, alcohol y aventuras muy similar a la que tuvo el propio Fleming. Su primera novela fue ‘Casino Royale’ (1953) y llegaría a escribir otra docena más de libros que narran las misiones de este agente del servicio secreto.

Además, Fleming tendría una prolífica carrera como autor de relatos cortos y cuentos infantiles entre los que se destaca ‘Chitty Chitty Bang Bang’.

La fama de Ian Fleming llegaría a su punto más alto tras el éxito de la primera película producida por Eon Productions sobre su mítico personaje, ‘007 contra el Doctor No’, en 1962. Ian Fleming moriría por un fallo cardiaco en 1964, cuando solo se habían estrenado dos películas de una franquicia que ya ha superado la veintena de títulos.

domingo, 15 de mayo de 2022

Shah Jahan, el constructor del Taj Mahal

 

Tal día como hoy 15 de mayo de 1648 en Delhi, India, concluye la construcción del conocido Fuerte Rojo, así llamado por el color de la piedra arenisca que se ha usado, residencia real del emperador mongol Shah Jahan, el mismo que ordenó construir el mausoleo del Taj Mahal en Agra, y que ha trasladado la capital de su imperio de Agra a Delhi.

Shah Jahan es el quinto emperador mogol. Nacido el 5 de enero de 1592 en Lahore, murió el 22 de enero de 1666 en Agra a la edad de 74 años. Él es conocido como Shah Jahân, a veces escrito Shah Jehan.

Los primeros años de Shah Jahan, vieron al joven recibir una educación refinada y cultivada. Estudió una gran cantidad de disciplinas y se convirtió en especialista en artes marciales. Sorprendió a su mundo al interesarse por la arquitectura. Se cuenta una anécdota que él mismo construyó sus cuarteles en el Fuerte de Kabul, pero también al proponer varios arreglos internos al fuerte de Agra.

Mostrando habilidades intelectuales y físicas, llamó la atención de su abuelo que piensa en nombrarlo para su estado, antes de rendirse ante Jahangir, su padre. En 1617, a la edad de 25 años, tomó las riendas de un ejército y conquistó el Deccan contra Loddi, una victoria que le permitió a su padre expandir su territorio en la frontera sur del Imperio. Su padre lo recompensó con el título de "Bahadur Shah Jahan", que indicaba a todos que él era el favorito para suceder al trono.

Fue en 1628 que tomó el poder, sucediendo a su padre Jahangir, quien murió en 1627. El fin de su padre no fue fácil, como fue el caso de todos estos predecesores y algunos sucesores. De hecho, con el paso de los años, la esposa de Jahangir se había convertido en la verdadera institutriz del Imperio, ya que su esposo había caído en drogas como el opio y el alcohol. Cuando se enfermó, ella temía estar fuera del poder, Khurram estaba ansioso por hacerse cargo.

Hacia el final de su reinado tuvo que luchar contra más enemigos internos como la rebelión islámica de Ahmednagar, o empujar a los portugueses a Bengala, recuperando los reinos Rajput de Baglana y Bundelkhand al oeste y al noroeste más allá. Khyber. Su reinado fue así más bien un período durante el cual los recursos militares se multiplicaron por diez, confiando en los nobles y su capacidad para aumentar los impuestos.

A pesar de estos episodios, el reinado de Shah Jahan fue generalmente un período pacífico durante el cual el Imperio se mantuvo estable, políticamente. La administración ha sido centralizada y el poder judicial ha aumentado. La historiografía y las artes fueron instrumentos de propaganda, que permitieron el surgimiento de obras de arte o poesía que magnificaron la ideología pública específica de los mogoles. Fue esta centralización la que permitió el poder para lograr la armonía en la sociedad mogol del siglo XVIII.

Shah Jahan erigió muchos monumentos espléndidos, el más famoso de los cuales es el Taj Mahal en Agra. Además, la corte del Emperador fue, al parecer, de alta calidad y muy impresionante, para los visitantes europeos de la época. El trono del pavo real, con su llamativa procesión de colores naturales que dan la ilusión de movimiento, estaba en rubíes, zafiros y esmeraldas. El nombre de Shah Jahan proviene del persa que significa "Rey del mundo". Cuando murió en 1666, su hijo Aurangazeb ya había tomado el poder durante 8 años.

La vida privada de Shah Jahan era conyugal y prolífica. Se casó 11 veces, sucesivamente. Por supuesto, un gran número de niños nacieron de estas uniones, muchos de los cuales, murieron jóvenes.

Los dos primeros matrimonios no son matrimonios de amor sino de razón de Estado, y rompen el compromiso que ya unía en 1907 al joven Shah Jahan, la nieta de un noble persa, que solo tenía 14 años en ese momento. Ella se convirtió en el amor de su vida y para quien él construirá el Taj Mahal. Se casaron en 1612 y vivieron, según los cronistas de la época, una gran historia de amor. Con motivo de sus matrimonios, Shah Jahan le ofreció a su esposa el nombre de "Bijou du Palais", y es bajo este nombre que la conocemos hoy: Mumtaz-i Mahal.

La pasión que los unía era sincera, obviamente. A su muerte, Shah Jahan construyó el Taj Mahal para servir como su tumba. Una de las más bellas pruebas de amor en la Tierra.