martes, 31 de agosto de 2021

La muerte de Lady Di

 

Tal día como hoy 31 de agosto de 1997, la muerte de Lady Di sacude al mundo. Diana Spencer, esposa del príncipe Carlos de Inglaterra, falleció en un accidente de tráfico en París.

La muerte de Diana de Gales fue un acontecimiento que tuvo lugar en las primeras horas del 31 de agosto de 1997 cuando Diana Spencer, princesa de Gales, murió a causa de las heridas producidas en un accidente automovilístico en el interior del túnel del Alma, en París (Francia).

Su compañero sentimental, Dodi Al-Fayed, y el conductor del vehículo, Henri Paul, murieron en el acto, mientras que el cuarto ocupante, el guardaespaldas Trevor Rees-Jones, logró sobrevivir pese a sufrir heridas de gravedad.

Algunos medios, como la BBC, afirmaron que la conducta errática de los paparazzi que perseguían el automóvil contribuyó al accidente. En 1999, una investigación en Francia halló que Paul, quien perdió el control del coche yendo a gran velocidad bajo los efectos del alcohol y de medicamentos con prescripción médica, era el único responsable del siniestro (Paul era jefe de seguridad del Hotel Ritz y al parecer había incitado a los paparazzi a que esperaban a Diana y Dodi fuera del hotel).

En medio del túnel del Puente del Alma, y aún sin saber bien el porqué, la lujosa limusina chocó contra un pilar. Al Fayed murió al instante; Diana, horas después. El conductor, que según las pericias manejaba a una velocidad que podría superar los 150 km/h, había ingerido un cóctel de alcohol y fármacos. Sólo el guardaespaldas, que viajaba en el asiento del acompañante, salvó su vida.

Considerando que la presencia de antidepresivos y antipsicóticos en la sangre del chófer pudo haber empeorado su condición de ebriedad, en 2008 el jurado de la Operación Paget emitió un veredicto de homicidio involuntario por parte de Paul y de los paparazzi que perseguían al vehículo. 

Algunos medios afirmaron que Rees-Jones logró sobrevivir gracias a que llevaba puesto el cinturón de seguridad, si bien las investigaciones revelaron que ninguno de los ocupantes llevaba cinturón.

​Casi como una premonición, cuatro meses antes del fatal accidente del Puente del Alma, el lujoso sedán sufrió otro siniestro: lo robaron y lo abandonaron en una autopista. Antes de trasladar a la madre de los príncipes herederos de Inglaterra, fue reparado y devuelto a sus dueños.

Después de 24 años, todavía no está totalmente claro qué sucedió aquella noche. La única certeza es que tres de los cuatro ocupantes fallecieron y ninguno usaba cinturón de seguridad. El guardaespaldas que salvó su vida lo hizo de milagro, pero tuvo que enfrentar decenas de cirugías.

Una teoría dice que Lady Di y su pareja escapaban de periodistas, pero la duda continúa ya que las versiones conspirativas de una persecución de los servicios de inteligencia nunca caducaron. Sí queda en claro que, aunque el auto elegido sea ultra tecnológico y con los implementos de seguridad más avanzados, las dos primeras medidas fundamentales para circular son, utilizar el cinturón y respetar las velocidades máximas.

La muerte de Diana, quien tenía 36 años cuando falleció, causó una conmoción sin precedentes tanto en el Reino Unido como en todo el mundo, siendo su funeral presenciado por una audiencia estimada de 2.500 millones de personas. 

 

lunes, 30 de agosto de 2021

Biografía de Pedro I “el Cruel”, rey de Castilla

 

Tal día como hoy 30 de agosto del año 1334 nació en Burgos Pedro I de Castilla, conocido como “el Cruel” por sus detractores y “el Justiciero” por sus aliados.

Hijo de Alfonso XI y María de Portugal y heredero legítimo del trono de Castilla, se convirtió en rey en 1350, con 15 años, en un momento en el que los nobles reclamaban mayor peso en el gobierno y surgían aspirantes al trono hasta de debajo de las piedras. Alfonso XI había tenido siete hijos bastardos con Leonor de Guzmán de entre quienes se destacaba el mayor, Enrique de Trastámara, que con el tiempo se revelaría como el gran enemigo de Pedro I y su principal contendiente por el derecho a llevar la corona.

Durante sus primeros años de reinado, Pedro I confió el gobierno de Castilla a Juan de Albuquerque, favorito de su madre, mientras él se dedicaba a cazar o rondar a las damas de la corte. Queriendo afianzar sus relaciones con Francia, Albuquerque prometió al rey de Castilla con Blanca de Borbón pero Pedro I se había encaprichado de María de Padilla, a quien conoció durante una de sus campañas para sofocar las revueltas nobiliarias, y abandonó a la princesa gala pocos días después de su boda.

La influencia de María de Padilla en Pedro I no gustó nada a los nobles castellanos, que se veían cada vez más relegados a un segundo plano en la toma de decisiones y despreciaban a Pedro I, quien gobernaba sin consultarles y les reprimía duramente ante el menor atisbo de rebelión. Enrique de Trastámara decidió actuar y, con Albuquerque de su lado, disputó abiertamente el trono a su medio hermano.

La iniciativa de Enrique funcionó y Pedro I fue apresado y encerrado en Toro, de donde consiguió escapar provocando división entre los nobles que le vigilaban. Comenzó entonces una cruenta guerra civil como pocas hasta entonces en la que combatieron los partidarios de Pedro I y los defensores de Enrique de Trastámara, a los que más tarde se sumarían el reino de Aragón (contra Pedro I), Francia (del lado de Enrique) e Inglaterra (del lado de Pedro), que estaban enfrascadas en la Guerra de los Cien Años.

El monarca castellano consiguió grandes victorias en el campo de batalla y, en cada ciudad que tomaba, los nobles que se habían opuesto a su persona eran torturados y ejecutados para dar ejemplo. De hecho, se dice que Pedro I se volvió tan desconfiado y paranoico que mató a muchos dignatarios y grandes señores que lo que querían era ofrecerle su apoyo. En estos años también murió, presuntamente asesinada, Blanca de Borbón.

La balanza se decantaba claramente a favor de don Pedro pero, en el año 1366, Enrique de Trastámara regresó de un breve exilio en Francia a la cabeza de las Compañías Blancas, un grupo de mercenarios temible, y se autoproclamó rey de Castilla. Pedro I recurrió entonces al Príncipe Negro de Inglaterra y ambos ejércitos se enfrentaron en 1367 en Nájera, de donde Pedro I salió victorioso. En medio de una brutal represión contra los cabecillas rebeldes, Enrique II lanzó una nueva ofensiva en la que consiguió sitiar Toledo y derrotó a Pedro I en Montiel (1369).

El rey intentó huir sobornando a Bertrand Du Guesclin, lugarteniente de Enrique, pero este le traicionó y le contó sus intenciones a su señor. Cuando Pedro I intentaba escapar en medio de la noche y acompañado por un reducido grupo de guerreros, el de Trastámara y los suyos le salieron al paso y este le mató de una puñalada para, después, cortarle la cabeza. Enrique II se había ganado el derecho a sentarse en el trono de Castilla con la sangre de su hermanastro manchando sus manos.

Es muy probable que el caso de Pedro I sea un ejemplo perfecto de cómo una figura puede verse distorsionada por determinados intereses. La necesidad de Enrique II de legitimar sus aspiraciones al trono basándose en la incompetencia para gobernar y la crueldad de Pedro I le llevaron a desprestigiarle hasta el punto de que el apodo más recordado para este rey castellano es ‘el Cruel’.

Si bien es cierto que Pedro I se ensañó con los nobles que se habían rebelado contra él, no hizo nada que cualquier otro rey de la época no hubiera considerado perfectamente normal y quienes le apoyaron le consideraron un rey que gobernó poniendo límites a la nobleza y pensando en las necesidades del pueblo llano.

El historiador Jerónimo Zurita afirma en sus Anales de Aragón que después de haber cortado la cabeza del rey “echáronla en la calle, y el cuerpo pusiéronlo entre dos tablas sobre las almenas del castillo de Montiel”​

Los restos del rey permanecieron varios años en el castillo de Montiel hasta que fueron trasladados, en fecha que se ignora, a la iglesia de Santiago de Puebla de Alcocer. En dicho templo permanecieron los restos del rey Pedro I hasta que, en 1446, el rey Juan II de Castilla dispuso que se trasladaran al convento de Santo Domingo el Real de Madrid, donde fueron colocados en un sepulcro delante del altar mayor.

Cuando el convento de Santo Domingo el Real de Madrid fue demolido, en 1869, los restos mortales de Pedro I fueron llevados al Museo Arqueológico Nacional, hasta que en 1877 fueron trasladados a la cripta de la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, donde permanecen en la actualidad junto a los de su hijo, Juan de Castilla.

domingo, 29 de agosto de 2021

El Huracán Katrina: el más destructivo de la historia de EE.UU.

 

Tal día como hoy 29 de agosto de 2005 el huracán Katrina, tormenta de categoría 5, azota Estados Unidos. El huracán fue devastador, en especial en la ciudad de Nueva Orleans y alrededores, donde provocó la muerte de 1.800 personas.

El huracán Katrina tocó tierra a las 6:10 de la mañana del 29 de agosto de 2005 en el estado de Luisiana. Menos de dos horas después, ya causaba los estragos que lo convertirían en una de las peores catástrofes naturales de Estados Unidos.

El huracán embistió con fuertes vientos y lluvia a los estados de Misisipi, Alabama, y Florida, pero la peor parte la llevó Nueva Orleans, en Luisiana. A las 8:14 de la mañana la ciudad emitió una alarma de inundación, luego de que se rompiera el dique que debía contener el agua. En las siguientes horas más de esas estructuras de retención se fueron derrumbando.

Katrina arrasó con Nueva Orleans. El 80% de la ciudad se inundó, en algunas zonas el agua alcanzaba una altura de seis metros. Un día antes de la llegada del huracán, el alcalde emitió, por primera vez en la historia de la ciudad, una orden general de evacuación, y las autoridades locales pusieron en marcha lo que llamaron "procedimientos del fin del mundo".

Aun así, la tragedia ya era inevitable. Las inundaciones fueron una de las causantes de mayores calamidades entre los afectados por el huracán. A pesar de las medidas de emergencia, Katrina mató a más de 1.800 personas, ubicándolo entre los tres huracanes más letales de EE.UU.

El Centro Nacional de Huracanes, sin embargo, advierte que la cifra real de muertos "probablemente nunca se llegue a saber". El huracán causó el desplazamiento de más de un millón de personas en la costa del golfo de México.

Katrina causó daños que hoy equivalen a 170.000 millones de dolares, eso, en términos de costo, lo convierte en el huracán más destructivo en la historia del país, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU.

Katrina fue una letal combinación de fuertes vientos, una marejada ciclónica sin precedentes e inundaciones que arrasaban todo a su paso. El huracán se formó a partir de un sistema de aire de húmedo y cálido a lo largo de una zona de baja presión, que se juntó con los remanentes de una tormenta tropical.

Durante su recorrido por el golfo de México, Katrina llegó a ser un huracán de categoría 5, la máxima en la escala de intensidad, con vientos de más de 280 km/h. Al tocar tierra en el sudeste de Luisiana, sin embargo, bajó a categoría 3. Aun así, alcanzó vientos de 200 km/h. Katrina, además, tenía el doble del tamaño de un huracán promedio en el Atlántico.

El primer elemento para su formación, fue la temperatura de la superficie del océano. Los huracanes se forman en aguas cálidas, por encima de los 26 °C. A mayor temperatura del agua, más intenso puede ser el huracán. Al momento en que se formó Katrina, la temperatura en la superficie del mar “era mucho más cálida de lo normal en la mayor parte del Atlántico tropical”,

A mayor humedad se forman más tormentas eléctricas, que son clave para el sostenimiento de un huracán. En la región en la que surgió Katrina, esos valores de humedad también “eran mucho más altos”, Y un tercer ingrediente fue la poca cizalladura vertical del viento que hubo en los días en los que se formó Katrina. La cizalladura vertical es el cambio (brusco) en la velocidad horizontal del viento con la altura, es decir, lo que se percibe cuando un  avión asciende o desciende..

La combinación de estos factores dio origen a un huracán que produjo una fuerte marejada que causó inundaciones severas. De hecho, lo expertos calculan que la mayoría de las muertes de Katrina se debieron al aumento del nivel del agua. Muchas de estas personas murieron ahogadas.

En Nueva Orleans, donde varias zonas están por debajo del nivel del mar, el oleaje hizo colapsar los diques que debían contener el agua, lo cual provocó la inundación de gran parte de la ciudad y los suburbios de la zona este. Gran parte de Nueva Orleans quedó anegada.

En 2005, el sistema de protección contra inundaciones de Nueva Orleans “no solo era obsoleto, si no que estaba incompleto”, lo dice el ingeniero civil Ed Link, profesor en la Universidad de Maryland, quien lideró la investigación para establecer por qué los diques no soportaron el embate de Katrina.

Según explica el ingeniero, el nuevo sistema que se completó en 2011 es “robusto” y está diseñado con base en las probabilidades de que ocurra un huracán similar o más poderoso que Katrina. Sin embargo advierte, que este nuevo sistema “no es adecuado para sostener a New Orleans indefinidamente”. 

El acelerado aumento del nivel del mar y la probabilidad de que los huracanes sean más severos, requerirán medidas adicionales para mantener segura la ciudad. Nueva Orleans está hoy en mejor situación de riesgo que nunca, “pero como todas las ciudades costeras, se enfrenta a un futuro incierto”.

 

sábado, 28 de agosto de 2021

Jack Kirby, genial dibujante de cómics

 
Tal día como hoy 28 de agosto de 1917 nació en Nueva York Jack Kurtzberg -conocido como Jack ‘The King’ Kirby-, uno de los dibujantes de cómic-book americano más importantes de la historia y, junto a Stan Lee, responsable del éxito de Marvel Cómics desde los años 60.

Con un trazo y un estilo únicos e irrepetibles y un gran control de los elementos narrativos, Jack Kirby comenzó su carrera artística trabajando en dibujos animados como Popeye , a lo que le siguió una exitosa sucesión de colaboraciones realizando ilustraciones y tiras cómicas para numerosas publicaciones de la época. Por entonces conoció al editor Joe Simon, quien lo contrató para que trabajase en Timely Comics (futura Marvel Comics) y de cuya colaboración nació nada menos que el Capitán América.

Kirby trabajó como ayudante de animación para los dibujos de Popeye el marino en el estudio de Max Fleischer. Más tarde conoció a Joe Simon cuando ambos trabajaron en Fox Comics, y le siguió hasta Timely hoy conocido como Marvel Comics. Con el boom superhéroico creado con la aparición de Superman en 1938, Kirby empezó a trabajar en un género cada vez más orientado a la lucha contra el nazismo, creando junto a Joe Simon al Capitán América en 1940.

Tras volver de la Segunda Guerra Mundial, Kirby cultivó todo tipo de géneros como la serie negra, historietas infantiles, románticas, ciencia ficción (Challengers of the Unknown, Sky Masters), de monstruos, westerns... Todo eso cambio en 1961, cuando siguiendo la estela de la Liga de la Justicia de DC Comics, la editorial Marvel Comics decide crear un nuevo grupo de superhéroes, y se lo encargan a Stan Lee y a Jack Kirby.

El primer número de los 4 Fantásticos apareció en noviembre de 1961, y la humanidad de los personajes, sumada a la combinación de elementos de otros géneros mucho más comerciales de la época, catapultó a la serie en las listas de ventas. Tras el éxito de Los 4 Fantásticos, Lee y Kirby empezaron a colaborar juntos en la creación de más y más series para Marvel, hasta que en 1970 Kirby deja la editorial para trabajar con sus propios guiones en DC Comics.

La etapa más personal de Kirby es probablemente la de DC Comics, donde crea series como "Kamandi" o "El Cuarto Mundo". En esta última, Kirby pretende en cierta medida continuar su trabajo en Los 4 Fantásticos o Thor, series en las que había intentado reflexionar sobre la mitología y la divinidad. Según sus propias palabras, con el Cuarto Mundo intentó crear una "mitología estadounidense".

Cuando en 1975 vuelve a Marvel, Kirby crea "Los Eternos", inspirándose en parte en las teorías de Erich von Däniken y en los Nuevos Dioses de DC. En 1978 Kirby empieza a dedicarse a los dibujos animados, y sus trabajos en la historieta serán cada vez más esporádicos y de menor éxito. En 1993 hace para Topps Comics la saga de La Ciudad Secreta, dejando inacabada con su muerte en 1994 una adaptación de la Biblia a la historieta.

La figura de Kirby estuvo a la sombra durante muchos años y provocó una especie de guerra interna y de rechazo por sus disputas con Stan Lee y con la editorial. Con todo, en la actualidad es reconocido como uno de los grandes artistas del cómic y uno de los dibujantes más influyentes de la historia del noveno arte. Su buena mano y su habilidad narrativa regaló al mundo algunas de las mejores historias de esos titanes con capa.

viernes, 27 de agosto de 2021

El primer pozo de petróleo de la Historia

 

Tal día como hoy 27 de agosto de 1859 Edwin Drake consiguió ver sus sueños cumplidos al encontrarse con que el pozo petrolífero que había construido en el bosque de Titusville (Pensilvania, Estados Unidos) y que le había causado tantos disgustos funcionaba. Era el primer pozo petrolífero de la historia.

A mediados del siglo XIX, en plena búsqueda de un combustible más asequible que el aceite de ballena, algunos eruditos se percataron de las posibilidades que ofrecía el llamado “aceite de roca” o petróleo, una sustancia que se vertía de forma natural en algunos lugares y que fue investigada por Samuel Kier.

El químico logró refinar el petróleo para crear queroseno, una sustancia que cumplía los requisitos soñados para ser ese combustible que tanto necesitaban y esto llamó la atención de George Bissell y Jonathan Eveleth, que fundaron la Pennsylvania Rock Oil Company en 1858. Ese mismo año contrataron a Edwin Drake para que se encargara de las excavaciones y les consiguiera el ansiado petróleo.

Tras un primer intento fallido, Drake decidió crear un pozo de varios metros de altura similar a los que ya se utilizaban para la extracción de sal y lo protegió con una torre de madera. El tiempo pasaba y los resultados no eran los deseados: el pozo se hundía constantemente y no se veía ni una sola gota de petróleo.

Bissell y Eveleth decidieron que ya habían perdido suficiente tiempo pero Drake insistió y siguió adelante con el proyecto tirando de sus ahorros, pidiendo créditos bancarios o con la ayuda de sus amigos y conocidos. Todo aquel sacrificio se vio recompensado el día 27, cuando de la excavación brotaba mucho más petróleo del que jamás hubiera imaginado.

Drake ganó muchísimo dinero y muy rápido - llenaba una media de 30 barriles al día - y este momento es considerado el inicio de la Fiebre del Petróleo. De hecho, en poco tiempo la verde estampa de Titusville se vio sustituida por decenas de torres de perforación que buscaban sacar su propio beneficio.

Drake no había patentado su sistema de perforación y extracción, por lo que todo el que quiso pudo copiárselo, y tampoco había comprado grandes superficies de tierra en la zona así que había decenas, o incluso cientos , de personas enriqueciéndose con su idea sin que él se llevara nada.

Edwin Drake murió en 1880 arruinado después de una serie de malas decisiones financieras.

 

jueves, 26 de agosto de 2021

La Madre Teresa de Calcuta

 

Tal día como hoy, 26 de agosto de 1910, nace en Albania Agnes Gonxha Bojaxhiu, que sería conocida como la madre Teresa de Calcuta, religiosa católica que destacó por su labor humanitaria en la India, al lado de los más pobres. Tras morir en 1997, fue beatificada por el Papa Juan Pablo II en el año 2003.

Nacida en el seno de una familia católica albanesa - de nombre secular Agnes Gonxha Bojaxhiu - la profunda religiosidad de su madre despertó en Agnes la vocación de misionera a los doce años. Siendo aún una niña ingresó en la Congregación  de las Hijas de María, donde inició su actividad de asistencia a los necesitados. A los dieciocho años abandonó para siempre su ciudad natal y viajó hasta Dublín para profesar en la Congregación de Nuestra Señora de Loreto y embarcó hacia Bengala, donde cursó estudios de magisterio y eligió el nombre de Teresa para profesar.

Apenas hechos los votos pasó a Calcuta, ciudad con la que habría de identificar su vida y su vocación de entrega a los demas. Durante casi veinte años ejerció como maestra en la St. Mary's High School de Calcuta. Sin embargo, la profunda impresión que le causó la miseria de las calles de la ciudad la movió a solicitar a Pío XII la licencia para abandonar la orden y entregarse por completo a los menesterosos. : "Quiero llevar el amor de Dios a los pobres más pobres; quiero demostrarles que Dios ama el mundo y que les ama a ellos".

En 1947, como culminación de la dilatada lucha liderada por Gandhi, la India alcanzó la independencia. Un año después, Teresa de Calcuta obtuvo la autorización de Roma para dedicarse al apostolado en favor de los pobres. Mientras estudiaba enfermería, Teresa abrió su primer centro de acogida de niños. En 1950, año en que adoptó también la nacionalidad india y fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad, cuyo pleno reconocimiento se hizo efectivo en 1965.

Teresa abrió centros en diversas ciudades del mundo, donde atendía a miles de desheredados y moribundos sin importarle si eran cristianos o de otra religión: "Para nosotras no tiene la menor importancia la fe que profesan las personas. Nuestro criterio de ayuda no son las creencias, sino la necesidad. Jamás permitimos que alguien se aleje de nosotras sin sentirse mejor, pues hay en el mundo otra pobreza peor que la material: el desprecio que los marginados reciben de la sociedad."

En concordancia con esta palabras, Teresa de Calcuta convirtió en el premio de una rifa un coche descapotable que le dio el papa Pablo VI durante su visita a la India en 1964 (regalo a su vez de la comunidad católica) y destinó los fondos recaudados a la creación de una leprosería en Bengala; posteriormente convencería al papa Juan Pablo II de abrir un albergue para indigentes en el mismo Vaticano.

El enorme prestigio moral que la Madre Teresa de Calcuta supo acreditar con su labor en favor de "los pobres más pobres" llevó a la Santa Sede a designarla representante ante la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas celebrada en México en 1975 con ocasión del Año Internacional de la Mujer, donde formuló su ideario basado en la acción por encima de las organizaciones. Cuatro años más tarde, santificada por aquellos a quienes ayudaba y también por gobiernos, instituciones internacionales y poderosos personajes, recibió el premio Nobel de la Paz.

En 1986 recibió la visita de Juan Pablo II en la Nirmal Hidray, fundada por ella y más conocida en Calcuta como la Casa del Moribundo. En el curso de los años siguientes, aunque mantuvo su mismo dinamismo, su salud comenzó a declinar y su corazón a debilitarse. En 1989 fue intervenida para implantarle un marcapasos, y en 1993, tras ser objeto de otras intervenciones, contrajo la malaria en Nueva Delhi, enfermedad que se complicó con sus dolencias cardíacas y pulmonares.

Finalmente, tras superar varias crisis, cedió su puesto de superiora a sor Nirmala, una hindú convertida al cristianismo. Pocos días después de celebrar sus 87 años ingresó en la unidad de cuidados intensivos del asilo de Woodlands, en Calcuta, donde falleció. Miles de personas de todo el mundo se congregaron en la India para despedir a la "Santa de las Cloacas".

Seis años después de su muerte, en octubre de 2003, la Madre Teresa de Calcuta fue beatificada en una multitudinaria misa a la que acudieron fieles de todas partes del mundo. A finales de 2015, el Vaticano aprobó su canonización; el 4 de septiembre de 2016, ante más de cien mil fieles congregados en la plaza de San Pedro, el papa Francisco ofició la ceremonia que elevaba a los altares a Santa Teresa de Calcuta, 

 

miércoles, 25 de agosto de 2021

George Lincoln Rockwell, el fundador del Partido Nazi de EE.UU.

Tal día como hoy, 25 de agosto de 1967 George Lincoln Rockwell, líder del partido nazi estadounidense, es asesinado a tiros por un francotirador en un centro comercial de Arlington, Virginia. George Lincoln Rockwell fundó el Partido Nazi Estadounidense en 1959, que originalmente se conocía como la Unión Mundial de la Libre Empresa y los Nacionalsocialistas.

Abiertamente racista, homofóbico y antisemita, George Lincoln Rockwell fundó el Partido Nazi de Estados Unidos ((WUFENS, por sus siglas en inglés). Fue un excomandante de la Marina con simpatías por Adolfo Hitler que, en 1959, intentó organizar una marcha en Nueva York para celebrar el cumpleaños del Führer, apenas 17 años después de la derrota del nazismo en Alemania.

Su partido tuvo poco éxito y, cuando fue asesinado el 25 de agosto de 1967 por uno de sus seguidores, el movimiento nazi se desvaneció. No obstante, Rockwell era un perspicaz conocedor de los medios y con su hábil retórica podía inflamar los sentimientos y llamar la atención.

Esas tácticas están siendo replicadas por los nuevos grupos de ultraderecha, nacionalistas y neonazis cuyo activismo volvió a surgir pública y violentamente en Charlottesville, Virginia.. El 25 de agosto, en Arlington, otra localidad de ese mismo estado, un pequeño grupo de nazis estadounidenses recordaron a su ídolo caído hace 50 años, según lo informó la cadena NBC.

George Lincoln Rockwell no era de la clase obrera blanca de EE.UU., como muchos de los actuales seguidores y adeptos de la ultraderecha. Estudió en la prestigiosa Universidad Brown, de Rhode Island, y fue comandante de la Marina durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea.

No obstante, ya manifestaba su oposición a la integración racial y el comunismo en una revista que fundó, en 1955, inspirado en la postura anticomunista del senador Joseph McCarthy.Poco a poco se fue radicalizando más, absorbiendo textos que negaban el Holocausto, vinculándose a grupos antisemitas y pronunciándose contra la comunidad judía y el comunismo.

También adoptó públicamente la iconografía nazi, colgando la bandera de la esvástica en un muro de su casa. Después de su intento para celebrar el cumpleaños de Adolfo Hitler, en 1961 condujo un Volkswagen ornamentado con las palabras "autobús del odio" por los estados del sur, en respuesta al Autobús de la Libertad que trasportaba a activistas de los derechos civiles.

Rockwell organizó manifestaciones contra el movimiento de derechos civiles liderado por Martin Luther King Jr. En 1963, Rockwell organizó una manifestación en contra de la congregación que convocó el líder negro Martin Luther King Jr. en Washington y en el que tuvo lugar el famoso discurso "Tengo un sueño".

Mientras King reunió a más de 200.000 personas ese histórico día, el Partido Nazi contó con menos de 90 seguidores, entre los que se encontraban algunos agentes de inteligencia infiltrados. En realidad, el movimiento iniciado por Rockwell no tuvo mucho más apoyo que ese. No obstante, tenía un instinto para la maestría escénica y el espectáculo y ese sería el legado más importante para los nuevos grupos neonazis y ultraderechistas.

Sus estrategias para manipular los medios, como dar discursos en universidades, promover enfrentamientos con grupos opositores y generar debates sobre la libertad de expresión y conservación del legado histórico están siendo replicadas hoy en día.

Rockwell era un neonazi conservador de ultraderecha, tradicionalista y reaccionario. Además, era occidentalista, monarquista y angloamericanista. Murió asesinado el 25 de agosto de 1967 por John Patler, exmiembro de su partido. 

 

martes, 24 de agosto de 2021

El día que las tropas británicas incendiaron Washington

 
Tal día como hoy, 24 de agosto de 1814 durante la guerra anglo-estadounidense de 1812 las tropas británicas dirigidas por el general Robert Ross entraron en la capital estadounidense de Washington  y quemaron muchos de los edificios públicos, incluida la Casa Blanca y el edificio del Capitolio de los Estados Unidos.

A pesar de que las 13 colonias habían conseguido en 1783 la independencia efectiva de su metrópoli, no pasó demasiado tiempo antes de que se produjese un nuevo enfrentamiento bélico con Gran Bretaña. Tan solo 29 años.

Efectivamente, no tuvo que pasar mucho tiempo antes de que Estados Unidos se lanzase a aumentar sus dominios en el continente. Gracias a la compra de la Luisiana francesa, efectuada el 30 de abril de 1803 a cambio de 15 millones de dólares, el recién nacido país duplicaba su tamaño. Poco después, pusieron sus ojos sobre la Florida española.

A pesar de que España plantó cara a los intereses de aquellos a quienes no hacía mucho había ayudado a alcanzar la independencia, no se pudo evitar que el 27 de octubre de 1810 un grupo de estadounidenses invadieran este territorio. Poco después se acabó consolidando la toma de toda la zona occidental y España se tuvo que conformar con mantener una pequeña franja en el este de dicho territorio.

Llegados a este punto, y mientras se guerreaba con las tribus indias que dificultaban el deseado avance hacia el Oeste, los dominios británicos ubicados en el Canadá se convirtieron en el objetivo.

James Madison, que había tomado el relevo de Jefferson como presidente, hacía los preparativos para enfrentarse a un enemigo que, seguía siendo muy superior en todos los aspectos. Quedaba por ver si, en caso de conflicto, Estados Unidos podría repetir la carambola que le valió la independencia hacía menos de 30 años.

La declaración formal de guerra fue aprobada en Washington el 18 de mayo de 1812. Durante los primeros compases de la que pasaría a la Historia como Guerra Anglo-Estadounidense, o Guerra de 1812, lo cierto es que Gran Bretaña no le puso demasiado empeño. Contaba con unos 7.000 soldados en Canadá y, en principio, pretendía que fuesen estos los que se ocuparan del asunto, ya que gran parte de su ejército se encontraba en España enfrentándose a Napoleón.

Por su parte, Estados Unidos tenía problemas a la hora de mover a sus hombres por la zona de los Grandes Lagos, donde el dominio naval de Inglaterra era patente. Además, su ejército todavía no había conseguido convertirse en una fuerza a tener en cuenta.

Fueron finalmente los soldados británicos, al mando del general de división Isaac Broock, quienes tomaron la iniciativa conquistando un fuerte estadounidense. Desde el territorio de Michigan, los antiguos colonos trataron de devolver el golpe lanzándose con poco más de 2000 hombres a la conquista de Canadá. Sin embargo, la misión acabó siendo un completo desastre.

Los ingleses, ante la incapacidad de los norteamericanos, en agosto tomaron un fuerte ubicado en lo que actualmente es la ciudad de Chicago. Los indios que les acompañaban pasaron por las armas a todos los estadounidenses que encontraron. No pasó demasiado tiempo antes de que Detroit, que estaba bajo el mando del general William Hull, cayese en manos británicas. La ciudad se rindió el día 16 de agosto.

El 1814, ya con Napoleón derrotado y camino de Elba, pintaba todavía peor para los intereses del recién nacido país. Gran Bretaña quería acabar con la guerra de una vez por todas. Los británicos prepararon una ofensiva con la que se pretendía aplastar a los Estados Unidos. Se planearon tres acciones: una en el norte, en el lago Champlain; otra en el centro, en la bahía de Chesapeake, y otra en sur, en Nueva Orleans.

En el mes de agosto unos 4.000 soldados británicos bajo el mando del general Robert Ross desembarcaron en la población de Benedict, en el estado de Maryland, muy próxima a la capital del país y avanzaron en dirección a Washington sin hacer frente a resistencia alguna hasta hallarse a tan solo 8 kilómetros de la capital.

Los soldados ingleses penetraron en la ciudad el 24 de agosto. Una vez allí, Ross y sus hombres se dispusieron a prenderle fuego a la Casa del Ejecutivo y a otros edificios públicos, como el Capitolio y sufrieron la resistencia de los habitantes de la capital, uno de los cuales llegó a disparar contra el caballo del general británico. Al no encontrar al responsable, se decidió quemar todo el barrio en el que había tenido lugar el suceso.

Una vez cumplido su cometido, Ross y sus hombres abandonaron la ciudad, que no terminó de perderse porque al día siguiente hubo una fuerte tormenta. Poco después se llevó a cabo una votación para decidir si se reconstruía Washington o se daba por perdida y se cambiaba la localización de la capital. Se optó por la reparación por un estrecho margen de votos y se decidió pintar la Casa del Ejecutivo de color blanco para tapar las huellas del ataque. Desde entonces es conocida como la Casa Blanca.

A finales de 1814 los dos países alcanzaron un acuerdo para la paz. Tanto ingleses como americanos hartos de un conflicto que ya no tenía razón de ser. Después de llevar a cabo varias reuniones, se decidió ponerle punto y final. Las negociaciones no fueron fáciles, puesto que Gran Bretaña exigía la creación de un estado tapón indio entre sus dominios y Estados Unidos. Algo que finalmente quedó descartado ante una rotunda negativa norteamericana. De este modo, el Tratado de Gante, por el que los dos países acordaban el cese del conflicto, fue firmado el 24 de diciembre.

lunes, 23 de agosto de 2021

La cruel ejecución de William Wallace

 

Tal día como hoy 23 de agosto de 1305, el líder guerrero William Wallace fue torturado y ejecutado en Londres tras negarse a jurar lealtad a Eduardo I Longshanks, “El zanquilargo”

La leyenda de William Wallace forma parte de la historia de Escocia y de su propia alma, ya que el guerrillero es considerado un héroe nacional y uno de los personajes más importantes de su pasado. De ascendencia galesa y nacido en una familia de la baja nobleza alrededor del año 1270, Wallace recibió una rica formación de erudito ya que era el hijo menor y por lo tanto no había de heredar las tierras de su padre.

En 1296, después de que Eduardo I de Inglaterra mantuviera cautivo a su homólogo escocés John de Baillol y se autoproclamara señor del norte, William Wallace llevó a cabo su primer ataque contra los ingleses en la villa de Ayr. Al año siguiente, con unos treinta hombres, asaltaría Lanark y mataría al sheriff.

Así fue como el hijo menor de la familia Wallace se unió a una rebelión que había estallado casi de forma esporádica y desorganizada pero que plantaría cara al poderoso ejército inglés durante los siguientes años. El punto de inflexión para nuestro héroe llegó en septiembre de 1297, cuando derrotó a unas fuerzas muy superiores en número y equipamiento en la batalla de Stirling Bridge.

Este hito le valió el título de Guardián de Escocia y al mes siguiente, exaltado por su victoria, decidió marchar sobre el norte de Inglaterra e invadir Northumberland y Cumberland. Por desgracia, en julio de 1298 Wallace fue derrotado en Falkirk y perdió muchos de sus apoyos, renunciando al título de Guardián de Escocia y desapareciendo por un tiempo.

Durante los primeros años del nuevo siglo, los nobles escoceses fueron rindiéndose ante los ingleses y jurando lealtad a Eduardo I con la esperanza de salvar las tierras y la vida pero, aun con su enemigo prácticamente derrotado, Longshanks no renunció a atrapar al hombre que le había provocado tantos quebraderos de cabeza.

El 5 de agosto del año 1305, John Menteith arrestó a Wallace cerca de Glasgow y se lo entregó a los ingleses, que lo llevaron de inmediato a Londres. Tras un juicio en el que William Wallace se defendió de los cargos de traición afirmando que él nunca había jurado lealtad a Eduardo I, el guerrero fue condenado a muerte y encerrado en la Torre de Londres hasta el día de su ejecución.

El 23 de agosto de 1305 William Wallace fue llevado al cadalso, donde después de torturarlo y ahorcarlo hasta que perdió el conocimiento se le castró, desolló y decapitó, fue eviscerado, y sus intestinos fueron quemados ante él, antes de ser decapitado. Su cuerpo fue desmembrado, su cabeza expuesta sobre una pica en la Torre de Londres y sus miembros enviados a las cuatro esquinas de Gran Bretaña como aviso.

Al año siguiente, Robert The Bruce volvería a rebelarse contra Eduardo I y conquistaría la libertad de su país en 1314 tras la victoria en Bannockburn.

 

domingo, 22 de agosto de 2021

Historia de las islas Carolinas

 

Tal día como hoy 22 de agosto de 1526, el español Toribio Alonso de Salazar descubre en el Pacífico las Islas Carolinas, en nombre de Carlos I de España.

Las islas Carolinas son un archipiélago de la Micronesia, al oeste del océano Pacífico. Tienen una extensión de 1194 km² y 126 000 habitantes. Está formado por casi un millar de atolones e islas, algunas de origen volcánico, al norte del ecuador.

Las principales islas son Ponape, la más extensa y elevada, Truk, Kosrae, Yap y Palaos. Las cuatro primeras, las más orientales, han formado los Estados Federados de Micronesia, en tanto que Palaos, la más occidental, se ha constituido en república.

Las islas disfrutan de clima ecuatorial y existen explotaciones de cocoteros, mandioca y caña de azúcar. También existen yacimientos de bauxita y fosfatos. El gentilicio es carolino.

Los primeros europeos que llegaron a las islas Carolinas fueron los exploradores españoles Toribio Alonso de Salazar y Diego de Saavedra, que avistaron la isla de San Bartolomé o Taongui el 22 de agosto de 1526. El 1 de enero de 1528 el descubridor Álvaro de Saavedra tomó posesión en nombre del rey de España de las islas de Uluti. El archipiélago recibió nuevas visitas españolas en 1542 y en 1565 hizo escala en él Legazpi.

Eran conocidas con el nombre de Islas de las Hermanas, Hombres Pintados y Los Jardines, aunque se perdieron las noticias de ellas hasta que Francisco de Lezcano en 1686 llegó a Yap y las llamó Carolinas, en honor del rey Carlos II de España, haciendo extensible el nombre a las islas Palaos y a las que fueron rebautizadas como islas Gilbert e islas Marshall por los exploradores británicos del mismo nombre que las visitaron entre 1788, las primeras, y 1799, las segundas.

La colonización de las islas Carolinas revistió, como en la mayor parte de las empresas españolas, un marcado carácter religioso. Concedida la autorización para el envío de misioneros por real cédula de 19 de octubre de 1707, se realizaron varias expediciones a las islas Carolinas. Una de ellas fue la realizada por el padre Cantova, que fue asesinado. Después de este suceso y hasta el año 1787, cesaron las relaciones de España con las islas Carolinas, relaciones que más tarde fueron reanudadas, pero esta vez con un carácter netamente comercial.​

En 1852 el coronel español Coello indicó al gobierno las ventajas que la ocupación efectiva de las islas Carolinas proporcionarían al comercio de Filipinas con Australia, Nueva Guinea y América, pero España hizo caso omiso de sus sugerencias hasta el año 1885, año en que el representante español Butrón firmó con los reyes de Koror y Artingal un acta por el cual se reconocía la soberanía del rey de España sobre las Carolinas.

Una vez asegurado el territorio, España intentó establecer derechos aduaneros en la región en 1875, pero Alemania y el Reino Unido protestaron, ya que el anterior abandono de las islas por parte de España permitió la llegada de diferentes misiones de estos dos países. El conflicto surgido a causa de estos hechos fue sometido al arbitraje del papa León XIII, quien reconoció la prioridad de los derechos de España sobre las islas comprendidas hasta el grado 164 longitud este, asignando a Alemania las islas Marshall y la facultad de conservar una estación naval en una de las islas Carolinas, derecho que Alemania nunca utilizó.

Después de la guerra hispanoamericana de 1898, las islas Carolinas y Marianas fueron vendidas a Alemania por 25 millones de pesetas en 1899, reservándose España el derecho de establecer un depósito de carbón en la zona. Para tomar posesión de estas islas fue enviado por parte de Alemania el cañonero Panther.​

Japón ocupó las islas en 1914 y en 1920 recibió un mandato de la Sociedad de Naciones para administrarlas. El archipiélago fue conquistado por tropas estadounidenses en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Quedó bajo el control de Naciones Unidas al finalizar la guerra y fue administrado por EE. UU. de 1947 a 1990, fecha en la que los Estados Federados de Micronesia se proclamaron independientes.

 

sábado, 21 de agosto de 2021

Michael Phelps, el mejor nadador de la historia

 

Tal día como hoy 21 de agosto de 2004 Michael Phelps obtiene su sexta medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 cuando Estados Unidos gana la final masculina de relevos combinados 4x100m rompiendo el récord mundial al mismo tiempo.

Hay deportes con discrepancia de opiniones, pero en natación no. Cuando se habla de quien es el mejor nadador de todos los tiempos hay bastante unanimidad: Michael Phelps.  Sólo por ser el deportista con más medallas olímpicas de la historia (totales y de oro), el nadador con más medallas de oro en eventos individuales, más medallas en eventos masculinos y el nadador con más oros en una única edición.

Michael Fred Phelps II nació en Baltimore (Estados Unidos) el 30 de junio de 1985 y es el menor de 3 hermanos. Hijo de una directora de secundaria y un policía retirado que había jugado fútbol americano en los setenta, Michael empezó a nadar con 7 años.

A pesar de que inicialmente le daba miedo meter la cabeza debajo del agua, con sólo 10 años batió el primer récord nacional de su edad y pasó a entrenarse con Bob Bowman, quien le acompañaría durante toda su carrera deportiva.

Phelps siguió rompiendo récords en categorías inferiores. Tal fue su mejora que con 15 años y 9 meses, en el clasificatorio para el Mundial de Fukuoka, se convirtió en el nadador más joven en lograr un récord mundial absoluto. Ese récord fue posterior a su convocatoria para los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, donde compitió poco después de cumplir los 15. Esto le convirtió en el nadador masculino más joven en llegar al equipo olímpico de su país en 68 años.

Durante los clasificatorios de Estados Unidos para Atenas 2004, Michael Phelps rompió su propio récord de 400m estilos y logró clasificar a 6 eventos individuales, aunque declinó la participación en 200m espalda para poder centrarse en su lucha contra Ian Thorpe en los 200m libre.

Cuatro años después de su primera aparición en unos Juegos Olímpicos, Michael Phelps había evolucionado enormemente como nadador, así que las expectativas sobre sus resultados en Atenas eran altas. Se comenzó a hablar de la posibilidad de igualar las 7 medallas de oro que Mark Spitz conquistó en Múnich 1972.

Dos años más tarde, en el Mundial de Melbourne, por fin logró igualar a Mark Spitz al ganar 7 oros en un mismo torneo. 5 de ellos fueron acompañados de un récord mundial y, otro, de un récord de los campeonatos.

Al inicio del verano de 2008, Phelps tenía muy claro que quería superar a su compatriota en unos Juegos Olímpicos y, por tanto, se inscribió en 9 pruebas del clasificatorio de Omaha. Según sus propias declaraciones, si conseguía clasificar en todas, podría plantearse 8 oros en Beijing.

El estadounidense es el nadador más laureado de todos los tiempos, incluyendo Juegos Olímpicos, Mundiales y Pan-Pacíficos. En total suma 83 medallas: 66 oros, 14 platas y 3 bronces. También estableció 39 récords mundiales (29 de ellos individuales), que es más que cualquier otro nadador de la historia, y sólo es superado por los 67 de Johnny Weissmuller como nadador amateur.

Después de su participación en Beijing, a inicios de 2009, se hicieron públicas unas fotos en las que se veía a Phelps haciendo uso de un bong, una pipa utilizada para fumar marihuana. Aunque no fue procesado judicialmente, la Federación Estadounidense de Natación le suspendió de la competición durante 3 meses y la marca Kellogg’s rechazó renovar el contrato publicitario que tenían.

En 2014 fue nuevamente sancionado, tras ser detenido en Baltimore conduciendo bajo los efectos del alcohol y a 135Km/h en una zona limitada a 70. Estuvo apartado de la competición durante 6 meses y le fue denegada la clasificación al Mundial de Kazán 2015.

Actualmente vive en Arizona, donde colabora con él como asistente de entrenador en el equipo de natación Arizona State Sun Devils.

Tras los 8 oros de Beijing, Speedo le proporcionó un bonus de 1 millón de dólares que Phelps utilizó para crear la fundación que lleva su nombre. Con ella trabaja para hacer crecer el deporte de la natación, promover estilos de vida más saludables entre los niños y transmitir la importancia de la planificación y los objetivos, entre otros programas.

Ha sido galardonado con múltiples premios y reconocimientos, como el premio al mejor nadador del mundo, en 8 ocasiones; el premio al mejor nadador estadounidense, en 11 ocasiones; el premio al nadador del año, en 2 ocasiones; deportista del año de Sports Illustrated; deportista del año de Associated Press, en 2 ocasiones; deportista del año de La Gazzetta dello Sport, en 2 ocasiones; entre otros muchos.

 

viernes, 20 de agosto de 2021

El asesinato de Leon Trotsky a manos de Ramón Mercader

Tal día como hoy 20 de agosto de 1940 sufrió un atentado Leon Trotsky, un político clave en la revolución bolchevique y segundo al mando del propio Lenin. Hasta llegar el golpe mortal que recibió en su despacho con un pico de escalada, se llevó a cabo un trabajo de espionaje e infiltración que ha inspirado obras del cine y la literatura. Un español, Ramón Mercader, fue quien perpetró este asesinato a las ordenes de Stalin.

Trotsky ya había sido el objetivo de un intento de asesinato. Uno de los guardaespaldas del propio revolucionario permitió la entrada a 20 hombres armados dirigidos por el pintor comunista, David Alfaro Siqueiros, quien disparó al lecho donde dormían Trotsky y su esposa. La pareja, alertada por el ruido que causó la invasión de su domicilio ya se había parapetado tras un muro y esperaron a que los guardias repeliesen el ataque.

Tras esta experiencia, se ordenó doblar la seguridad en el palacete para prevenir futuros intentos de asesinato. Pero fue Jaime Ramón Mercader del Río Hernández quien consiguió infiltrarse en los círculos más cercanos de Trotsky.

Todo el que quisiera visitarle tenía que presentar credenciales y era registrado de arriba abajo por lo que su fingido noviazgo con Silvia Ageloff, una de las secretarias del revolucionario, le permitió vulnerar las medidas de seguridad.

El 20 de agosto de 1940 ya era bien recibido en el fortificado palacete. Con el pretexto de que leyese un escrito suyo, esa tarde consiguió estar a solas con la víctima en su despacho. Mientras el confiado líder le dio la espalda para aprovechar la luz de la ventana, Mercader sacó un piolet y le asestó un golpe brutal en la cabeza. Lo llevaron al hospital de la Cruz Verde y fue sometido a varias operaciones. El 21 de agosto, finalmente murió y según los documentos, a sus honras fúnebres fueron cerca de 300.000 personas.

El ambiente en que nació Ramón Mercader, el 7 de febrero de 1913, no fue revolucionario: de familia burguesa, hijo de un empresario textil y alineado con el nacionalismo conservador. Sin embargo, durante el periodo de entreguerras, su madre empezó a frecuentar ambientes anarquistas y Ramón quedó al cargo de su padre, pero en su fuero interno ya estaba arraigada la militancia comunista.

Al estallar la Guerra Civil española Ramón Mercader tomó las armas por el bando republicano, pero -para su suerte- no vería el final de la contienda: en 1937 su madre, ferviente estalinista, le convenció para unirse a los servicios secretos soviéticos con un objetivo concreto: el de asesinar a León Trotski, exiliado por Stalin tras hacerse con el poder y residente entonces en México.

Así pues, en 1939 puso en marcha por orden de Stalin la Operación Utka (Operación Pato), para matar a Trotski y eliminar definitivamente la amenaza que el líder soviético veía en él. El plan preveía el entrenamiento de diversas células para multiplicar las posibilidades de acabar con Trotski. Y una de estas estaba formada por Ramón Mercader y su madre, Caridad del Río.

Mercader se infiltró en los círculos trotskistas con la identidad de Jacques Mornard, supuesto militante belga. Allí puso en su punto de mira a una mujer de la absoluta confianza de Trotski: Sylvia Agelof. Al poco tiempo de conocerse Mercader y Agelof comenzaron una relación, lo cual permitió al espía español acercarse a su futura víctima.

En 1939 puso en marcha por orden de Stalin la Operación Utka (Operación Pato), para matar a Trotski y eliminar definitivamente la amenaza que el líder soviético veía en él.

Asumiendo una nueva identidad Mercader viajó a México en compañía de Sylvia, quien le presentó a Trotski, comenzando en ese momento la última fase de su plan: ganarse la confianza del líder ruso hasta el punto de poder quedarse con él a solas.

Y así ocurrió el 20 de agosto de 1940 cuando fue a su casa con la excusa de entregarle unos documentos. Cuando Trotski se acercó a la ventana para poder leerlos mejor, Mercader le clavó un piolet en la cabeza provocándole una herida mortal que terminó con su vida 12 horas más tarde. Los guardaespaldas de Trotski, ausentes en el momento fatal, reaccionaron a tiempo para impedir la huida del asesino.

Acusado de asesinato el posterior juicio se saldó con: 20 años de cárcel Por su parte, su madre consiguió escapar a Moscú y convencer a las autoridades soviéticas de que pusieran en marcha un plan para liberar a su hijo. La operación recibió el beneplácito del propio Stalin, que confió el liderazgo a Eitingon. Finalmente el plan fracasó, minando la relación de Mercader con su madre, con la que ya tenía serias diferencias por su fanático estalinismo.

En 1960 Mercader terminó su condena y volvió a Rusia. Stalin había muerto siete años atrás y el recibimiento fue más bien discreto. Entró en el KGB, el servicio de inteligencia de la URSS, donde alcanzó, con el tiempo, una posición equivalente a general y fue condecorado con la Orden de Lenin y la Medalla de Héroe de la URSS, la más alta distinción soviética. Desde su vuelta sería conocido como Ramón Ivánovich López.

El último capítulo de su vida transcurrió en Cuba, donde se instaló en 1974 como asesor de Fidel Castro. Finalmente moriría en La Habana en 1978 víctima de un cáncer, aunque algunos rumores señalan a que el KGB lo envenenó con polonio a través de un reloj que le regalaron como “gratitud” por sus servicios.

 

jueves, 19 de agosto de 2021

La tentativa de golpe de estado contra Gorbachov

 

Tal día como hoy 19 de agosto de 1991, Mikhail Gorbachov, secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética y presidente de la Unión Soviética, fue expulsado brevemente en un golpe de estado por parte de los comunistas más radicales.

El intento de golpe de Estado en la Unión Soviética, también conocido como el Golpe de Agosto, fue un período de tres días comprendido entre el 19 y 21 de agosto de 1991, en el que un grupo de miembros del Gobierno y del KGB - policía politica - de la Unión Soviética, depusieron brevemente al presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov e intentaron tomar el control del país.

Los líderes del golpe de Estado eran miembros de la llamada "línea dura" del Partido Comunista de la Unión Soviética y del KGB,  que pensaron que el programa de reformas de Gorbachov había ido demasiado lejos y que el Nuevo Tratado de la Unión que había negociado dispersaba demasiado el poder del gobierno central en favor de las repúblicas soviéticas. Sin embargo, el golpe fracasó en solo tres días y Gorbachov volvió al poder. Aun así, los hechos ocurridos minaron la legitimidad del Partido Comunista de la Unión Sovietica ,  y contribuyendo aún más al colapso de la URSS.

Gorbachov tanto como secretario general como presidente, apoyó las reformas democráticas. Promulgó políticas de glasnost (‘apertura’) y perestroika (‘reestructuración’), e impulsó el desarme y la desmilitarización en Europa del Este. Las políticas de Gorbachov finalmente llevaron al colapso de la Unión Soviética en 1991.

Gorbachov ayudó a derribar el antiguo telón de acero que separaba a los estados comunistas orientales y los estados no comunistas occidentales. En asuntos exteriores, Gorbachov cultivó relaciones más amigables con los estados no comunistas, incluido y especialmente con los Estados Unidos.

Trabajó con el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, para disminuir la tensión política y militar entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Al hacerlo, Gorbachov ayudó a poner fin a la Guerra Fría. En 1990, Gorbachov recibió el Premio Nobel de la Paz por su "papel principal en el proceso de paz" en Europa.

Mikhail Gorbachov renunció a la presidencia de la Unión Soviética el 25 de diciembre de 1991. Ese mismo día, la Unión Soviética dejó de existir. Fue reemplazado por la Comunidad de Estados Independientes (CEI), una asociación libre de estados soberanos fundada por los líderes electos de Rusia, Ucrania y Bielorrusia.

Los radicales comunistas que habían reemplazado a los reformistas en el Gobierno demostraron no ser de fiar, y Gorbachov y su familia fueron detenidos brevemente bajo arresto domiciliario del 19 al 21 de agosto de 1991, durante un golpe de estado de corta duración por parte de los radicales.

Después de que el golpe fracasara ante la firme resistencia del presidente ruso Boris Yeltsin y otros reformadores que habían llegado al poder bajo las reformas democráticas, Gorbachov reanudó sus deberes como presidente soviético, pero su posición se había debilitado irremediablemente.

Al entrar en una alianza inevitable con Yeltsin, Gorbachov renunció al Partido Comunista, disolvió su Comité Central y apoyó medidas para despojar al partido de su control sobre el KGB y las fuerzas armadas. 

 

miércoles, 18 de agosto de 2021

La efímera historia de los zepelines

 

Tal día como hoy, 18 de agosto de 1915, en el marco de la Iª Guerra Mundial, los alemanes utilizan zepelines para lanzar bombas sobre Inglaterra y cuando un zepelín alemán apareció sobre Holanda, los soldados holandeses abrieron fuego y lo derribaron.

El estallar la Primera Guerra Mundial, tanto la naciente fuerza aérea como la marina alemana tenían varias unidades de zepelines. Las primeras misiones de estos gigantescos aeróstatos fue la observación de los movimientos del enemigo, especialmente en el mar del Norte y el Báltico donde controlaban rutas y descubrían los campos de minas que los ingleses colocaban contra sus submarinos. Pero pronto fueron utilizados como una nueva arma de guerra.

Pocas semanas después del comienzo de las hostilidades, uno de ellos dejó caer varias bombas sobre la ciudad de Amberes, Bélgica, causando seis muertos. Y durante el otoño de 1914, varias ciudades belgas y francesas –especialmente París- fueron visitadas, casi siempre de noche, por aquellas alargadas y silenciosas aeronaves que lanzaban bombas de todo tipo.

A principios de 1915, el káiser Guillermo II aprobó realizar una campaña aérea contra objetivos estratégicos ingleses, excluyendo zonas residenciales y edificios civiles sin valor militar como palacios reales o museos. Tras un par de tentativas infructuosas por las adversas condiciones meteorológicas, el 19 de enero dos zeppelines, lanzaron 50 kilos de explosivos y unos 3 kilogramos de bombas incendiarias en Great Yarmouth, Sheringham, y otras poblaciones vecinas, con tanta imprecisión que los 4 muertos y los 16 heridos fueron civiles.

A partir de entonces, siempre que la niebla y el viento lo permitían, los dirigibles con base en la costa belga bombardearon industrias y poblaciones. La táctica era sencilla, amparados por la noche, ascender hasta diez mil pies, algo que ningún avión de la época podía hacer, dejarse llevar por el viento, aprovechando la capa de nubes que cubre el canal de la Mancha para no ser detectados y descender por sorpresa para bombardear el objetivo. La inexistencia de rádar acababa de facilitar la navegación, ya de por sí bastante silenciosa, de los zepelines.

Tras unos meses de incursiones en el sur de Inglaterra, el káiser autorizó el bombardeo de Londres, que pasó a convertirse en el objetivo preferente de los alemanes. El 31 de mayo un zepelín bombardeó por primera vez la capital británica causando siete muertos. Las incursiones más destructoras se realizaron durante el año 1915. La más mortífera, en la noche del 13 al 14 de octubre cuando cinco dirigibles mataron a 71 londinenses. Después fueron sustituidos progresivamente por los aviones Gotha, bombarderos de largo alcance con mayor capacidad para sembrar el terror –el 13 de junio de 1917 mataron a 162 civiles, el más letal ataque aéreo en Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial.

Los alemanes durante los primeros meses de la guerra se obstinaron en convertir los dirigibles en un arma estratégica, confiados en los modelos más sofisticados y blindados que les proporcionaba la fábrica del conde Zeppelin. Pero las naves eran lentas, pesadas, fáciles de detectar y muy vulnerables en cotas bajas. Los ingleses aprendieron que podían derribarlos poco después de que despegaran de sus bases en Bélgica o de los navíos alemanes que navegaban en el canal de la Mancha. También la mejora tecnológica de los nuevos aviones y el desarrollo de la artillería antiaérea, marcó el ocaso de los zepelines. Los pilotos ingleses se atrevieron a entablar combates a mayores altitudes, conscientes de que sus balas incendiarias podían hacer explotar el gas encerrado en la bolsa del dirigible.

Aunque, de acuerdo con las fuentes oficiales, el número de víctimas civiles británicas por los raids aéreos fue relativamente pequeño: 1.413 muertos, la extensión de la guerra en el aire y el comienzo del bombardeo de poblaciones tuvo consecuencias reveladoras. El enemigo era capaz de atacar ciudades muy alejadas de las zonas de conflicto, de destruir recursos vitales para la industria de guerra y de convertir a los civiles en objetivo militar para quebrantar su moral. También sirvió para desarrollar nuevas formas de defensa: alarmas para la población, refugios subterráneos, reflectores de búsqueda y desarrollo de la artillería antiaérea.

Tras su fracaso como arma de guerra, los zepelines volvieron a ser utilizados como un medio de transporte civil, que en sus inicios se creía desplazaría al avión. Pero pese a la expectación que levantaban en todas las ciudades donde aterrizaban, particularmente el Graf Zeppelin , un gran dirigible que inició sus viajes en 1928 –sobrevoló en varias ocasiones Barcelona, donde aterrizó en octubre de 1932–, pero la explosión del Hindenburg en Nueva Jersey el 6 de mayo de 1937, provocando la muerte de 36 de sus 97 ocupantes, significó el fin de la efímera era de los zepelines.

 

martes, 17 de agosto de 2021

Wilhelm Frick, ministro del Interior del Tercer Reich

 

Tal día como hoy, 17 de agosto de 1935, Wilhelm Frick, ministro del Interior en Alemania, disolvió la masonería en el Reich. La policía secreta también disolvió el Sínodo Confesional, acusando que había mentido a la gente. El gobierno nazi profundizó la brecha entre la iglesia y el estado en Alemania al querer la supremacía sobre las iglesias estatales.

Wilhelm Frick fue un abogado, político y destacado oficial nacionalsocialista que ocupó importantes puestos políticos durante el régimen del Tercer Reich.

Hijo de un maestro, se educó en Múnich y estudió jurisprudencia en Heidelberg, graduándose de abogado en 1901. Se alistó en el servicio civil bávaro en 1903, trabajando como abogado en las sedes de policía de Múnich, con lo cual no prestó servicio activo durante la Primera Guerra Mundial.

A partir de 1919 fue simpatizante del emergente movimiento nazi y en tal condición tomó parte en el putsch de 1923, momento en el que era director de la policía criminal de Múnich. Fue uno de los arrestados y encarcelados por la revuelta, y fue juzgado por traición en abril de 1924. 

Frick fue sentenciado a 15 meses de prisión (no cumplidos) y despedido de su trabajo en la policía. Se afilió formalmente al Partido Nacionalsocialista Alemán en mayo de 1924 y trabajó para una compañía de seguros.

En el mismo año 1924 Frick fue elegido diputado del Reichstag y fue jefe del grupo parlamentario del Partido Nacionalsocialista Alemán, desde 1927 y designado Ministro del Interior y Educación de Turingia en 1930.

Cuando Hitler llegó al poder en enero de 1933, Frick fue nombrado Ministro del Interior, uno de los dos únicos nazis en el gabinete original de Hitler, junto a Hermann Goering, y en tal condición fue responsable de proyectar muchas de las leyes que promulgó el régimen nazi, destacando entre la "producción legislativa" de Frick las Leyes de Núremberg contra los judíos, las leyes de "purificación racial" estableciendo la eutanasia como política oficial, y las normas que prohibían el ejercicio de profesiones a judíos.

Inicialmente, como Ministro del Interior, Frick fue la cabeza de todas las fuerzas policiales alemanas, puesto que perdió en 1936 en beneficio de Heinrich Himmler, pues Frick insistía en mantener control administrativo de su ministerio sobre la Gestapo y la SS, a lo cual se negaba tajantemente Hitler. Como resultado, Frick mantuvo sus cargos en la administración pública pero las competencias de estos fueron derivadas a órganos de la SS o la Gestapo, lo cual redujo notablemente el poder efectivo de Frick.

No obstante, gracias a sus largos años de servicio al nazismo, Frick ejerció como ministro sin cartera hasta agosto de 1943, cuando perdió el favor de Hitler debido a las últimas rivalidades que mantenía con Himmler. Frick fue desplazado entonces al puesto de Reichsprotektor de Bohemia y Moravia, encargado de regir los territorios checos bajo ocupación nazi pero ya sin poder político efectivo ante el gobierno del Reich.

Cuando Praga fue tomada por los soviéticos Frick logró huir hacia el oeste pero pronto fue descubierto y arrestado por los estadounidenses y juzgado por el Tribunal Militar Internacional de Núremberg, donde él y Rudolf Hess fueron los únicos acusados que rehusaron testificar en su defensa. Fue sentenciado a muerte el 1 de octubre de 1946 y ahorcado dos semanas después.

 

lunes, 16 de agosto de 2021

Cuando Hernán Cortes ordenó “quemar sus naves”

 

Tal día como hoy 16 de agosto de 519, el conquistador español Hernán Cortés y sus hombres comienzan su expedición adentrándose en tierras de México tras haber ordenado quemar sus naves, para zanjar la disputa con los partidarios del gobernador Diego de Velázquez, que mantienen que hay que regresar a Cuba porque la expedición se puede dar por concluida. Intuyendo la riqueza de Tenochtitlán, Cortés y la mayoría de sus capitanes y tropas están en desacuerdo.

Para zanjar la cuestión, Hernán Cortés ordena varar y quemar todas las naves. De este modo todos se tienen que rendir ante las evidencias, no quedándoles más remedio que adentrarse en los nuevos territorios.

Siempre ha existido la idea de que Cortés mandó quemar sus naves. Esto no es cierto y es otro más de los mitos que se vienen repitiendo desde hace años. 

Ante la inquietud de varios soldados que le eran fieles al gobernador de Cuba, Diego Velázquez, y que en cualquier momento pudieran tomar los navíos y regresar a Cuba, pues no estaban de acuerdo en que Cortés hubiese desobedecido las órdenes del gobernador, unido a la decisión de don Hernán de iniciar la marcha hacia Tenochtitlan y su temor de dejar las naves a flote y que pudiera ocurrir tal cosa, ordenó que fuesen varadas en la costa y desmanteladas de todos sus aparejos.

Así lo indica Cortés en su segunda carta, “los dichos navíos no estaban para navegar, los eché a la costa; por donde todos perdieron la esperanza de salir de la tierra, y yo hice mi camino más seguro, y sin sospecha que vueltas las espaldas no había de faltarme la gente que yo en la villa había de dejar”. Poco después agrega: “Ocho o diez días después de haber dado con los navíos en la costa…” (Cortés, s/f, I: pp. 139-140).

Por lo que leemos, jamás menciona que hubiera quemado las naves. Bernal Díaz también relata lo acontecido y señala: “Estando en Cempoal, como dicho tengo, platicando con Cortés en las cosas de la guerra y camino que teníamos por delante, de plática en plática le aconsejamos los que éramos sus amigos, y otros hobo contrarios, que no dejase navío ninguno en el puerto, sino que luego diese al través con todos…” (Díaz del Castillo, 2014, I, p. 203). A continuación sigue diciendo “Después de haber dado con los navíos al través…” (Díaz del Castillo, 2014, I, p. 205).

Es decir, que los embarrancase o encallase para su posterior desguace o desmantelamiento.

domingo, 15 de agosto de 2021

Woodstock: la utopía que marcó a la generación "paz y amor"

 

Tal día como hoy 15 de agosto de 1969 miles de personas llegaron a Bethel, un pequeño pueblo del estado de Nueva York, en Estados Unidos, para asistir a un evento que se convirtió en símbolo de la generación 'hippie': Woodstock.

Medio millón de personas escucharon la llamada de John Roberts, Joel Rosenman, Michael Lang y Artie Kornfeld en 1969, los cuatro veinteañeros que organizaron un festival de música que pretendía promover la creación musical y procurar una plataforma al aire libre donde protestar contra las políticas del entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, y la guerra de Vietnam, que al momento había dejado más de 11.000 soldados estadounidenses muertos.

Una granja de 240 hectáreas sirvió de escenario gigante para los tres días de conciertos (que se alargaron hasta bien entrada la mañana del lunes 18 de agosto). El terreno se vio desbordado por la gran afluencia: de las 60.000 personas previstas casi 500.000 acudieron. Tanto, que los artistas tuvieron que ser trasladados en helicóptero debido a que las carreteras de acceso estaban bloqueadas por los vehículos que trataban llegar hasta el festival.

En un principio la entrada iba a costar unos 18 dólares, pero finalmente los organizadores decidieron que sería gratuito. Durante el festival llovió intensamente y la granja se convirtió en lodazal, pero esto no desanimó a los miles de jóvenes que disfrutaron del 'sexo, drogas y rock & roll'.

Treinta y dos artistas formaban parte del cartel en Woodstock: entre ellos los ahora legendarios Jimmy Hendrix, Janis Joplin, The Who, Joe Cocker y Carlos Santana. La cantante, compositora y música de folk Joan Baez describió la experiencia, en declaraciones a 'The New York Times', como "una fiesta de la alegría".

Baez se queda lejos de hablar de una revolución, como muchos quisieron adjetivar a Woodstock. "Una revolución o un cambio social llegan siempre y cuando uno acepte tomar riesgos. Y el único riesgo en Woodstock era no ser invitado", afirmó la artista. De hecho, algunos otros artistas como Led Zeppelin, The Doors o The Rolling Stones sí fueron invitados, pero rechazaron participar en el festival.

Uno de los momentos musicales más recordados fue el cierre del festival en el que Jimmy Hendrix tocó una versión del himno estadounidense 'Star Spangled Banner'. Muchos interpretan en las notas musicales distorsionadas de Hendrix el sonido de bombas y misiles explotando y lo ven como una crítica a la política de guerra del gobierno de Nixon.

Woodstock se dio en un momento en el que Estados Unidos se recuperaba de un año fatídico, 1968: Martin Luther King Jr y Robert Kennedy -hermano del también asesinado presidente JFK- fueron asesinados y el ejército estadounidense se enfrentaba a dificultades en la Guerra de Vietnam.

Según Manolo Bellon, periodista y comentarista musical colombiano, Woodstock "fue la explosión final de lo que venía desarrollándose en los años 60 en el país: había un movimiento antiguerra y en contra del establecimiento". El país también luchaba contra la discriminación racista, sobre todo en los estados del sur. Y contra esto, Woodstock prometía "tres días de paz, amor y música".

Muchos dicen que nunca habrá un festival igual a Woodstock, y puede que tengan razón. El 50 aniversario de esos tres días de música iban a ser celebrados con un concierto también de 72 horas que fue cancelado apenas dos semanas antes de la fecha de estreno. En su lugar, una treintena de fotos de 1969 estaban expuestas en Manhattan.

Michael Lang, uno de los organizadores en 1969 y que quiso recrearlo en 2019, aseguró sentirse "decepcionado" de no poder aprovechar esta ocasión para recrear el activismo de los 60 y hacer una llamada a los asistentes al concierto para luchar contra el calentamiento global que, según Lang, "es la mayor amenaza a la que la humanidad tendrá que enfrentarse".

 

sábado, 14 de agosto de 2021

La catedral de Colonia una joya gótica

 

Tal día como hoy 14 de agosto de 1880 concluye la construcción de la catedral de Colonia (Kölner Dom), en Alemania. La catedral de Colonia tiene una larga e interesante historia que se extiende a través de muchos siglos. Es, sin duda una construcción eterna, pues las obras comenzaron en 1248. Aunque su historia, se remonta un poco antes incluso.

Los cristianos comenzaron a celebrar los servicios religiosos en la ubicación de la actual catedral de Colonia en la época romana. Después de que el arzobispo Rainald von Dassel trajera las reliquias de los Reyes Magos a Colonia en 1164, la catedral se convirtió en uno de los lugares de peregrinación más importantes de Europa y requirió una nueva arquitectura.

El sitio de la catedral de Colonia ha sido ocupado por iglesias cristianas desde aproximadamente el siglo IV. Una catedral más antigua fue destruida por un incendio en 1248, e inmediatamente después se comenzó a trabajar en la catedral actual, que fue diseñada en estilo gótico en emulación de la arquitectura de la iglesia francesa.

El plan de construcción de la catedral gótica fue elaborado por el maestro albañil Gerhard de Reil, quien modeló la nueva iglesia en las catedrales de París, Estrasburgo y Amiens. La piedra angular de la catedral gótica fue colocada por el arzobispo Konrad von Hochstaden en la fiesta de la Asunción de María el 15 de agosto de 1248.

Sin embargo, su construcción cesó en el siglo XVI, debido a la falta de fondos y un desinterés general en la arquitectura gótica. El trabajo de construcción no se retomaría hasta casi 300 años después cuando, en el siglo XIX, la sociedad volvió a interesarse por la historia, la Edad Media y el estilo gótico en general.

El proyecto se detuvo durante siglos, como hemos visto, con una gran grúa de madera a unos 56 metros del suelo, en la parte superior de la torre sur. Durante la década de 1790, las tropas de la Revolución Francesa ocuparon Colonia y utilizaron la catedral como establo y como granero.

El trabajo de restauración comenzó en la década de 1820, impulsado por Sulpiz Boisserée, un defensor alemán del movimiento de renacimiento gótico. En 1842, el rey Federico Guillermo IV de Prusia colocó una nueva piedra angular, y el trabajo para completar la catedral se reanudó verdaderamente en serio.

Los arquitectos Ernst Friedrich Zwirner y Richard Voigtel llevaron a cabo tan magna empresa, guiados por dibujos arquitectónicos realizados alrededor de 1300. La construcción finalmente terminó en 1880.

El 15 de octubre de 1880 se colocó la última piedra en la parte superior de la torre sudoeste de 157 metros de altura. Todas las partes medievales de la catedral fueron construidas con traquitas (roca ígnea volcánica) de los Drachenfels, pero los constructores del siglo XIX emplearon areniscas.

Poco después de 1900 se hizo necesaria mucha restauración, la piedra caliza se utilizó para reemplazar la erosionada piedra del exterior del coro.

En la Segunda Guerra Mundial, la catedral fue severamente dañada. El interior del coro fue restaurado de 1945 a 1948, pero el trabajo en el extremo oeste continuó hasta 1956. La restauración del exterior comenzó en 1952, utilizando una nueva piedra, lava basáltica de Londorf.

Y es que, aunque la catedral de Colonia recibió el impacto de hasta 14 bombas durante la Segunda Guerra Mundial, el edificio no cayó. Se cree que la catedral no fue completamente destruida por las bombas porque servía como un punto de referencia fácilmente reconocible para los pilotos.